Cuando tienes una empresa, es muy probable que una de las primeras cosas que hayas hecho para asegurar tus inversiones en la misma, es contratar un seguro acorde con tus necesidades. De este modo, y dada la actual y difícil situación financiera internacional, nunca está de más tener al alcance una serie de interesantes trucos que nos permitan ahorrar algo de dinero en este tipo de pólizas, con interesantes consejos que te traemos a continuación.

Lo primero que debes tener en cuenta en estos casos es, entonces, reducir la cobertura de seguros de empresas. Para ello te recomendamos que hables con la firma aseguradora que te asesora, a fin de saber si puedes reducir algunas de las áreas de la póliza, podría ser una buena opción por ejemplo contemplar únicamente seguros para los vehículos que más utilizas, o para los productos más caros.

Además, puede ser otra buena alternativa, el contratar las tarifas grupales mediante la compra de un seguro a través de una organización empresarial o profesional, muchas de las cuales se han hecho interesantes e importantes en el mercado en los últimos años, como por ejemplo las de comercios o colegios, que nos permiten acceder a grandes descuentos cuando las pólizas son contratadas por grupos enteros.

Por otro lado, siempre que podamos, debemos insistir en la posibilidad de reducir nuestro riesgo de responsabilidad civil todo lo que podamos. Para ello conviene que hablemos directamente con nuestro agente o corredor de seguros, y preguntarle qué podemos hacer al respecto, por ejemplo mediante la instalación de sistemas de seguridad que ayuden a prevenir, y que tengan un costo mensual menor al de las pólizas por esas mismas pérdidas.

Para finalizar, también puede ser una buena chance, el colocar tu empresa en el área de las tasas de seguro más bajas. Es decir, en este sentido, que debes evaluar los diferentes costos de seguros que existen en el mercado, considerando la diferencia de pólizas por ciudades, zonas, densidad poblacional y demás.