empleado empresario

Uno de los principales pasos que debe dar un empleado en su vida profesional, es aquel que le perite dejar de trabajar para alguien, para que los demás trabajen para él. Básicamente, la idea es que podamos dejar de ser empleados para ser empresarios. Sin embargo, ese salto no siempre es sencillo, y por eso queremos ofrecerte algunas recomendaciones al respecto que bien podrían serte de mucha utilidad.

Primero que nada, por ejemplo, debes tener en cuenta que el transformarte en empresario, no sólo deberás manejar una enorme responsabilidad, como te sucederá también siendo empleado, sino también los sentimientos y necesidades de todos los hombres que se encuentran debajo de ti. Ver todo “lo malo” es importante siempre que queramos modificar nuestra posición en este sentido.

Otra cosa. Está comprobado estadísticamente que uno de los principales problemas que tienen los empresarios cuando llegan a ese nivel, e incluso cuando su empresa ya se encuentra funcionando perfectamente, es que siguen realizando tareas de empleados. Esto es entendible cuando no podemos pagar un trabajador, pero si podemos hacerlo, nosotros tenemos que ocuparnos del crecimiento de la firma desde otro punto de vista.

De la misma forma, así como te recomendamos que dejes de lado las tareas que le corresponden a un empleado, no podemos no aconsejarte que siempre tengas en cuenta aquellas épocas en las que eras un trabajador con un jefe. Así te será mucho más sencillo poder interpretar cada una de las necesidades que tus hombres te hacen llegar.

La delegación de tareas puede resultar fundamental también en este caso, y lo mejor es que si aceptamos que no podemos hacer absolutamente todo, viviremos más tranquilos, y no necesariamente vamos a obtener peores resultados. Luego, la transparencia, la confianza creada, y la institución de una marca asociada a ti, son factores que no puedes dejar de tener en cuenta.