El pago de operaciones con tarjeta de crédito es un proceso en el que muchas veces no reparamos. Sin embargo, la tendencia al uso de tarjetas de crédito viene influida por una serie de factores muy variados, desde la edad al nivel de ingresos o tipo de trabajo.

De acuerdo con los últimos datos del Banco de España, que se corresponden a los primeros tres meses del 2014, en nuestro país hay más de 52.000 cajeros automáticos y en torno a 1.337.000 TPV´s. Tras la reestructuración del sector financiero nacional y haberse superado el efecto de la crisis económica sobre las compras y el consumo privado, las operaciones dirigidas a retirar dinero de cajeros ATM han crecido casi un 0,1% en número y un 1% en importe. En lo que respecta a los pagos con tarjeta de crédito en terminales de punto de venta, de enero a marzo estas operaciones han aumentado el 7%, yendo el incremento en el importe total de estas operaciones en la misma línea.

¿Cómo usamos las tarjetas y cajeros automáticos

Perfil del usuario de tarjetas

De acuerdo con las cifras que maneja en la actualidad la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros en España hay en circulación aproximadamente 69 millones de tarjetas de crédito o débito. Según esta asociación, 6 de cada 10 de las personas que son poseedoras de una o más tarjetas de crédito son hombres, con edades que se sitúan esencialmente entre los 45 los 65 años de edad.

Los españoles empleamos los cajeros automáticos y realizamos pagos con tarjeta de crédito a niveles considerablemente inferiores. De acuerdo con el Banco Central Europeo, los suecos llevan a cabo alrededor de 250 operaciones de compra con tarjetas de crédito, mientras que en nuestro país cada ciudadano lleva a cabo unas 50 operaciones. Por regla general, los países del norte de Europa son aquellos en los que el pago empleando dinero “de plástico” es habitual.

Generalmente, las personas que tienden a llevar a cabo más operaciones de pago (físico u online), empleando tarjetas de crédito son empleados por cuenta ajena y titulados universitarios. En general, según las estimaciones de Adicae, a mayor nivel de estudios es mayor la tendencia a poseer más de una tarjeta de crédito o débito.

Mientras que la utilización de los cajeros automáticos en España se mantiene más o menos estable, la tendencia al pago en comercios y terminales de punto de venta parece haberse incrementado en los últimos 5 años que, paradójicamente, han estado marcados por la dureza de la crisis económica.