vestimenta entrevista trabajo

La entrevista de trabajo es uno de los momentos que resultan cruciales a la hora de tomar un empleo o no, o mejor dicho, de que nos lo ofrezcan. Más allá de las gestualidades, el contenido de lo que decimos, y nuestra experiencia previa, hay un dato revelador que no podemos dejar de tener en cuenta en este sentido, y que tiene que ver directamente con la primera impresión que podemos causar a la persona que nos examinará.

Es muy importante considerar al respecto que la vestimenta que utilizamos en la entrevista de trabajo puede ser el causante bien de que seamos el elegido, pero sobre todo de que se descarten todos nuestros puntos fuertes por causa de éste. Por eso, te vamos a dar algunos consejos interesantes al respecto que consideramos te serán de suma utilidad.

Por ejemplo, sin detenernos a pensar si eres hombre o mujer, podemos aconsejarte que para una primera reunión apuestes por colores conservadores en algún tono azul o gris. Si elijes el negro, agrega alguna corbata un poco más desenfadada. Además, en cualquiera de los casos, es preferible usar camisas que camisetas porque ofrecen una sensación de mayor seguridad.

Obviamente, si eres hombre no debes llevar ningún calzado que deje ver parte de tus pies, y si eres mujer, debes ser cuidadosa al extremo en ese caso. Si vas a llevar traje, el mismo tiene que ser de tu medida, aunque sea prestado, y preferentemente a la moda. Si eres mujer, no te pintes las uñas con colores que pudieran resultar demasiado llamativos.

Si llevas algún complemento como maletín para los hombres o cartera para las mujeres, siempre debe ser marrón zuela o negro, nunca apostando por colores más jugados. Luego, modifica completamente la apariencia de tu forma de vestir en una segunda entrevista, o al menos fíjate de modificar los colores más saliente que has utilizado en la primera cita.