legalidad empresa

Más allá de los consejos funcionales dentro de la empresa que solemos traer a diario, la verdad es que primero que nada, si piensas comenzar con tu propia compañía, deberás pensar en todos y cada uno de los asuntos legales, que si bien no parecen importantes al principio, son los primeros que luego pueden llegar a traerte un dolor de cabeza cuando menos lo piensas, así que conviene descartarlos directamente.

Lo primero que podemos recomendarte en este sentido, entonces, es que busques un profesional en la materia que pueda asesorarte acerca de todas las dudas que tengas, considerando que es preferible gastar un poco aquí, y no todos nuestros ahorros por un error en el futuro. La segunda instancia de cuidado en este sentido, se encuentra relacionada directamente con elegir bien el nombre comercial de la empresa, es decir, asegurarte de que no existe el mismo, ni nada parecido.

Es importante de la misma forma, que busques establecer un objeto de la empresa, es decir, un abanico amplio que te permita dedicarte a varias actividades sin ningún tipo de peros, para que te muevas fácilmente en este sentido. De esa forma, podrás inscribirte también en el registro mercantil, como comerciante individual, por lo que obtendrás protección jurídica.

Cuando tengas que hacer contratos de trabajo, en tanto, hazlos siempre por escritos, ya que nunca falta el empleado que querrá aprovecharse de alguna situación de accidente o despido, así que conviene que todo quede registrado. Aunque parece una obviedad, pagar los impuestos y hacerlo al día también es muy importante.

Si te manejas con mucha documentación, conviene también que siempre consultes a algún especialista acerca de la eficacia que la misma posee, lo que es válido para notas de cobro, de crédito, títulos de crédito y demás. Si otorgas créditos, en tanto, asegúrate que los mismos sean recuperables, y así darás paso a la idea de proteger la marca, sumamente importante también.