contratar empleado

Si no hace demasiado tiempo que has comenzado con tu empresa, y ves que ya va siendo hora de contratar a tu primer empleado, entonces te encuentras en un momento que puede resultar definitivo para el porvenir de la misma, considerando que esta persona trabajará prácticamente a la par tuya, y será tan visible a la cabeza de la compañía como su jefe, es decir, tú mismo.

Por este motivo, lo primero que debes tener en cuenta cuando vayas a contratar a tu primer empleado, es asegurarte de que de verdad lo necesitas, y con esto nos referimos específicamente al hecho de que la nómina de trabajadores resulta al final uno de los principales gastos de la empresa, así que tienes que analizar la evolución de la firma antes de seguir adelante.

Una vez que hayas considerado que no tienes tiempo de realizar todas las tareas de la empresa, entonces el siguiente paso se encuentra relacionado con definir, previamente a la contratación del empleado, qué tipo de trabajo quieres que haga dentro de la firma, para así poder definir también un patrón de trabajador, y luego, escogerlo entre los candidatos sabiendo bien a qué va a dedicarse.

Cuando tengas a todos los candidatos frente a ti, o al menos los CV de cada uno de ellos, deberás considerar escoger un perfil que se adapte a todas tus necesidades, tanto en el trato profesional como humano, de modo que puedes apostar por alguien analítico, promotor, controlador o facilitador, de acuerdo a lo que corresponda.

Finalmente, tendrás que tener charlas mano a mano con cada uno de ellos, poniéndolos ante situaciones hipotéticas que te permitan saber su forma de expresarse, de vestirse, de responder ante problemas del trabajo, y demás, y de esta forma asegurarte que tu primera contratación será totalmente acertada, y te ahorrarás problemas futuros.