A la hora de dar un discursos los nervios nos pueden jugar malas pasadas y, aunque al principio podemos servirnos de los documentos que tenemos, conforme se avanza en el mismo hay que modificar si vemos que las personas a las que les contamos algo se sienten aburridos o bien se aprecia el descontento sobre lo que decimos.

Para ayudarte a dar un buen discurso o presentación de tus ideas, aquí tienes algunos consejos:

  • Lee el texto antes de presentarlo, incluso apréndetelo. Ya sabemos que al principio no podrás recordarlo pero cuando la tranquilidad vaya adueñándose de tu cuerpo podrás dejar de mirar los papeles.
  • Cuando tengas que leerlo hazlo lentamente, no pasa nada por leer pero no te pongas más nervioso por ello.
  • Mantén el tono de voz al finalizar cada frase.
  • Enfatiza en aquellos puntos que quieras que sean más importantes y llamar la atención.
  • Evita que los párrafos se corten en los papeles para evitar tener que pasar la hoja y dar una pausa no adecuada.
  • No grapes las hojas pero sí numéralas.
También te puede interesar:
Principios generales de la administración