pyme familiar

Una cosa es tener una PYME junto a un grupo de asociados, y definir entre todos las estrategias que se deben llevar a cabo en el mercado, y todos los aspectos que hacen a la firma. Ahora bien, otra cosa muy distinta es tener una PYME que se maneja entre la familia, considerando sobre todo que existen diferencias claras entre trabajar con aquellas personas que ves todo el día, y entre hacerlos con quienes sólo ves en tu empleo.

Lo primero que deberás tener en cuenta en este caso, entonces, es que debes extremar el control de la gestión de la PYME, al tratarse de una familia la que la lleva adelante, haciendo hincapié en el avance del mercado y las ventas. Cuidar la comunicación es igualmente importante, ya que muchas veces las discusiones familiares pueden incidir en el trabajo, y viceversa.

En tercer término, tampoco podemos dejar de recomendarte que siempre apuestes por estudiar los costos e ingresos que cada posible escenario en el que se mueva nuestra empresa puede acarrearnos. Del mismo modo, los presupuestos y endeudamientos en los que puede llegar a caer la empresa debes ser analizados detenidamente.

Cuando estamos en familia, otro aspecto clave para el bienestar de la empresa, en tanto, tiene que ver con la delegación de las decisiones, ya que uno muchas veces quiere darle protagonismo a familiares que aún no se encuentran preparados para asuntos decisivos. De igual forma, conviene que siempre reconsideres, cada cierto tiempo, todos los proyectos e inversiones que vienes llevando adelante.

Los cambios del mercado tampoco deben pasar desapercibidos para todos nosotros, y en este mismo sentido, otras consideraciones generales importantes son que tengas cuidado con las reacciones que tomes dentro de la empresa, que plantees posibles escenarios de crisis, que revises los acuerdos entre familiares, y que analices las funciones de cada uno de los trabajadores/familiares.