La actual crisis financiera internacional no permite que tengamos demasiado tiempo de improvisar con nuestras empresas, motivo por el cual, a continuación, te enseñaremos algunos interesantes consejos que te permitirán lograr que tu empresa sea más competitiva de lo que puede ser hasta el momento, y así ahorrar tanto dinero, como disgustos.

Hay que destacar, en primer término, que se debe realizar una fuerte evaluación de las necesidades del personal que tengas en la empresa. De hecho, en muchos casos, el sólo motivo de disminuir los niveles de servicios al cliente a través del despido de algunos empleados, pueden terminar con malos entendidos, y una peor imagen de la firma.

Además, recomendamos siempre que analices la posibilidad del outsourcing como alternativa, es decir, que veas si algunas de las funciones que pretendes para tu empresa, se pueden externalizar con contratistas independientes o agencias de subcontratación. De hecho, si no quieres que algunos de tus empleados caiga en la desocupación, te recomendamos que analices la chance de traspasarlos a este nuevo apartado de la firma.

También puede ser una buena alternativa, la posibilidad de comunicar todos tus movimientos a los empleados, y de esa forma conseguir su apoyo. De esta forma, al compartir las dificultades que como empresario tienes con todos tus empleados, tendrás la chance de que se involucren más en las necesidades de la empresa.

Para finalizar, puede resultar igualmente ingenioso, el hecho de que inviertas algo de dinero en nuevas tecnologías. Se sabe que, internacionalmente, la vanguardia pertenece a quienes poseen las últimas tecnologías, por lo que ninguna empresa puede ser la excepción en estos casos. Además, de ese modo, mejorarás las comunicaciones entre los distintos componentes de la firma, sacando mayor provecho al talento de cada uno de tus empleados, y he ahí la joya que siempre deberás proteger para terminar siendo competitivo.