Hay veces en las que, por tu trabajo, tienes que quedar con el cliente y lo haces cenando o almorzando. Ahora bien, hasta en esos lugares y citas has de llevar a cabo una serie de medidas para no echar a perder la reunión.

Entre ellas está:

  • No llegar tarde bajo ninguna circunstancia. Es requisito indispensable llegar a su hora.
  • A la hora de saludar si hay varias personas siempre a la de mayor rango y de ahí ir bajando.
  • No alargues la comida en exceso ni tampoco la charla.
  • Evita hacer comentarios jocosos o aparentar humor.
  • Muestra interés tanto por la persona como por el entorno.
  • Distribuye bien a los comensales. Si vas a tener varios es adecuado saber dónde sentarte tú para no olvidarte de ninguno de ellos.