Según ha dictaminado este martes la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo, Francia, el Reino Unido puede extraditar al imán radical Abu Hamza y a otros cuatro presuntos islamistas a Estados Unidos, país que los acusa de varios delitos terroristas; considerando que esta situación “no violaría el Artículo 3 (que prohíbe los tratos inhumanos y degradantes) de la Convención Europea de Derechos Humanos”.

Estos hombres, que de hecho se encuentran cumpliendo condenas en cárceles británicas, habían podido bloquear hasta ahora su extradición hacia Norteamérica, y en el mismo sentido, el tribunal decidió que tengan un plazo de hasta tres meses antes de presentar una apelación, tiempo en el cual no podrían ser devueltos a Estados Unidos.

Hay que destacar además que Abu Hamza al Masri, también conocido como Mustafá Kamal Mustafá, y los otros cuatro hombres requeridos por las autoridades estadounidenses, habían sostenido ante la Corte que su encarcelación probable en un penal de máxima seguridad en Colorado y la pena de cadena perpetua sin posibilidad de liberación anticipada a la que podrían ser condenados equivaldrían a un “trato inhumano o degradante”.

Sin embargo, luego de la decisión del tribunal, la ministra británica del Interior, Theresa May, acogió con satisfacción la medida, asegurando que el gobierno de su país “trabajará para asegurar que los sospechosos sean entregados a las autoridades estadounidenses lo más rápidamente posible”.

Lo concreto es que Abu Hamza está acusado por Estados Unidos de haber participado en secuestros de turistas occidentales en Yemen, de haber facilitado la instalación de un campamento de entrenamiento terrorista en Oregón y de haber ayudado a financiar el entrenamiento en Oriente Medio de candidatos a la guerra santa, por lo que su reclusión perpetua parece un hecho.

Incluso este hombre, que lleva un garfio en lugar de su mano derecha y un ojo de cristal, fue condenado en febrero de 2006 a siete años de prisión en el Reino Unido por incitación de un asesinato e incitación al odio racial.