A lo largo de este caluroso e infernal verano han ido sucediendo hechos realmente importantes, para empezar se nos fue para siempre la parrandera, la chamana, la irrepetible Chavela Vargas. Una mujer que quería y amaba a España de verdad, aquí tenía muy buenos amigos y siempre fue bien recibida por los amantes de la buena poesía y la buena música. Nos queda como último recuerdo el trabajo LUNA NUEVA, una gavilla de poemas musicados y cantados por la inolvidable Chavela pocos meses antes de despedirse, además son unos poemas bellísimos y muy conocidos del gran Federico García Lorca, y lo tengo que decir, un álbum que escuché completo la víspera de la muerte de mi padre. Sus palabras y su música me ayudaron a recibir la triste noticia que recibiría al día siguiente con los primeros rayos de sol.

 

 

Cambiamos de tercio, es interesante y muy útil para la ciencia y la investigación esto de ir a descubrir que es lo que pasa en otros planetas, en esta ocasión le ha tocado al planeta Marte, el planeta rojo. Allí han enviado los socios de un proyecto en colaboración, un potente vehículo rover, en el que también participa España, y liderado por los Estados Unidos a través de la estación de la NASA en Houston; ya estamos recibiendo imágenes de los movimientos del vehículo que pudo aterrizar sin problemas en Marte, se le ha llamado Curiosity, y será el responsable de suministrar toda la información a la Tierra. Y hablando de vehículos, revisando una de las cincuenta películas que debemos visionar antes de morir, en este caso hablo de La máquina del tiempo (1960), basada en la obra de H.G. Wells, “The Time Machine”. Y haciendo una reflexión, pienso si no habrá alguna relación entre la idea de crear un vehículo que nos permita viajar al futuro, esto era impensable desarrollarlo científicamente durante los años en que el increíble H.G.Wells idealizó esta posibilidad futurista de ciencia ficción y la actual realidad que tras algún siglo de por medio ha permitido que la ciencia y la tecnología consigan situar un vehículo sofisticado en el planeta rojo, confiemos que no esté poblado por algún colectivo similar a los morlocks de la película dirigida por George Pal.

Toda esta historia viene a cuento de la importancia de la investigación y el desarrollo en el crecimiento de una economía, sin presupuesto para I+D, se desperdicia talento y conocimiento, se involuciona en términos de progreso económico, y por otro lado, los políticos de la eurozona deberían ser más consecuentes con la sociedad en la que gobiernan, si somos capaces de conocer otros planetas con éxito, no creo que sea tan complicado en poner orden en un colectivo de países que tienes intereses y objetivos comunes; por favor pónganse a trabajar de una vez y terminen con esta angustia que está asfixiando a tantos ciudadanos sin culpa, el euro y la máquina de hacer billetes debería de empezar a trabajar ( BCE y FMI ). En caso de no  hacerlo deberíamos meter a nuestros  políticos en una maquina autobús del tiempo y mandarlos al futuro más lejano o al pasado más prehistórico.