turismo.jpgCon las actividades y sectores de temporada suele ocurrir que cada cual lo ve a su manera, como pasa con la agricultura por ejemplo en la que es difícil encontrar un año que no tenga alguna pega para alguien.

Últimamente se repite la situación con el sector turístico, uno de los más importantes de nuestro país sin duda alguna. Este verano tan extraño en cuanto a clima ha perjudicado las expectativas aunque las cifras finales respecto al número de turistas son bastante interesantes (60 millones) aumentando también la cifra de negocios e ingresos en torno al 3% (esta es la variable trascendental). No ha habido explosión, como algunos esperaban, porque se parte de parámetros altos y, además, tampoco es conveniente ya que el turismo por sí mismo requiere de una infraestructura física de difícil sostenibilidad.

Otra de las claves turísticas proviene de los precios que se aplican, España ya no es un lugar barato por lo que las empresas del sector deben incidir en la relación con la calidad aunque hay sitio para todas la propuestas. Las proyecciones sitúan en  70 millones de entradas las previstas para 2020 pero quiero recalcar que esta medida no es la trascendental sino los ingresos, cuánto dinero dejan en nuestra economía, intentando elevar la porción de tarta desde el 7% actual a nivel mundial.

Asumamos la realidad de que depender de la bonanza climatológica no es bueno, nunca lo fue y menos ahora, por lo que una industria tan potente puede y debe ponerse en alerta ante ello y no centrar sus inversiones en un segmento imprevisible. Al tiempo que hay algo evidente y es que el espacio físico es limitado por muchas primeras líneas de playa que se quieran vender.

El desánimo con sus consiguientes desinversiones sólo puede provenir de un mal conteo respecto a los segmentos disponibles, muchos de ellos altamente rentables: aparte del sol y playa tenemos la opción cultural, de congresos y exposiciones, temáticas, gastronómicas, ecológica, de salud, de servicios e incluso las religiosas. A través de la especialización combinada con una oferta completa se puede mantener el estatus actual e incluso incrementarlo.

El espacio es limitado pero la imaginación no.

Enlace: abc.