Leyendo uno de los últimos artículos publicados por mi autor favorito, Enrique Vila Matas, en el diario EL PAÍS, he podido descubrir una joyita cinematográfica, su titulo es DETOUR (1945) y dirigida por un gran director, muy desconocido por cierto, Edgar G. Ulmer. Un clásico thriller, muy extraño, angustioso, pero muy cuidado en su producción y con un gran talento narrativo. Alguna vez, en algún momento de nuestra vida, hemos sufrido algún tipo de desvío que ha podido afectar, en mayor o menor medida, a nuestra trayectoria, modificar la inercia de nuestra vida,  y este e ,un poco, el argumento de la película, que recomiendo no la perdáis, dura solamente 67 minutos, pero inquietantes. Y es que todos los problemas los suscita el dinero, tanto si careces como si dispones en abundancia.

Apreciamos la solución que ha tomado la Reserva Federal americana respecto a su intención de aplicar medidas de política monetaria con el fi de resolver los problemas de falta de liquidez en el sistema económico. El tipo de  interés del dinero está por los suelos, entre un 0% y un 0,25%, pero se acercan las elecciones, el empleo no se estimula y no crece, no hay otra alternativa que darle a la máquina de imprimir billetes, y es que el dólar es mucho dólar. Además la operación “TWIST” sigue estando en vigor, un mecanismo muy financiero y americano que lo utilizan para controlar los movimientos de la deuda a corto y la deuda a largo plazo, actúa como un mecanismo tipo acordeón. Esta estrategia es la nosotros necesitamos, activar la economía con estímulos monetarios y simultáneamente, continuar con la consolidación fiscal, pero el Bundesbank, es la “sombra molesta “de la eurozona, y le disgusta que provoquemos una espiral inflacionista.

A propósito del dinero, en la peli de Ulmer, el protagonista hace una reflexión sobre los efectos del dinero sobre la humanidad que no tiene desperdicio, “el dinero, ya saben lo que es, eso de lo que nunca tienes suficiente. Unos papelitos verdes con la cara de George Washington por los que los hombres se hacen esclavos, cometen crímenes y mueren. El dinero ha traído más problemas al mundo que nada de lo que hayamos podido inventar jamás.”

Para terminar os propongo la actividad de una empresa de Cataluña especialmente peculiar y que ignoraba su existencia y que además el BBVA le ha concedido el IV Premio Integra. “Dicen que la economía de locos y probablemente tengan razón. Quizás por eso la empresa que fundó Cristóbal Colón tiene tanto éxito”. Así reza la entradilla del artículo publicado en ABC. La empresa se llama LA FAGEDA, creada en 1982 en una iniciativa conjunta de un colectivo de profesionales del Hospital Psiquiátrico de Salt (Girona). Pues bien, en un principio la intención era integrar a los discapacitados mentales en una empresa de fabricación de productos lácteos. Y  ha sido posible que un 56% de la plantilla actualmente esté formada por disminuidos mentales, consiguiendo alcanzar el tercer puesto como empresa de productos lácteos de la comarca, con una facturación de 11,5 millones de euro al año. De este modo si me parece honesto invertir el dinero, son acontecimientos que te hacen reflexionar sobre la existencia de personas llenas de bondad y de trabajar ayudando  a las personas que nos necesitan. Desde este blog deseo felicitar a todos los que han hecho posible este proyecto y confirma el pensamiento de José Luís Sampedro cuando habla de la vertiente humanista de la economía.