Mientras en la bolsa neoyorquina se niegan a hablar de recesión pero se enredan hablando de “incertidumbre” y “cautela”, analistas como los de M&G Investment  vislumbran nuevas posibilidades de inversión y recuperación económicas: los mercados emergentes.

 En su podcast de hoy, los analistas de Fidelity.com señalan que si bien la caída de los tipos de interés en Estados Unidos tiene consecuencias negativas en el mercado interno (hoy en día los norteamericanos ya pagan sus casas más caras de lo que valen), en el mercado exterior pueden producirse fenómenos interesantes y no exclusivamente el contagio recesionista.

M&G, citada en un artículo aparecido en Estrategias de Inversión, está de acuerdo. Ciertas economías, ante la debilidad de la norteamericana, pueden consolidarse: China, Sudamerica, India y Europa del Este. Los así llamados “mercados emergentes”.Y eso no es todo: la solidez de estas economías pueden ser piedra de toque para revertir la recesión norteamericana.

La interesante tesis de M&G se basa en dos factores: la fortaleza de las economías emergente produce un mayor consumo interno (por ejemplo: se estima que los chinos en 2008 pasarán a consumir 50 kilos de carne, 30 más que su media anual desde 1985), y esto ocasiona un aumento en el precio de los alimentos (un promedio del 75% desde el 2005 en China). Este aumento del consumo y el índice de precios crea oportunidades para las empresas dedicadas a alimentos y servicios afines, y las convierte en opciones rentables para el inversor.

 
Compañías como Constellation Brands (productora de vinos) y Symrise (productora de ingredientes para la elaboración de alimentos). Ambas firmas norteamericanas castigadas en la bolsa que podrían revertir sus malos resultados con un flujo inversor con la mira puesta en el mercado chino.

 
Las economías emergentes y su papel en el mercado globalizado no pueden menospreciarse por el inversor inteligente.