El aval del 20% para la compra de la primera vivienda podría generar dependencia de las subvenciones

Hace algunos días, el Consejo de Ministros aprobó la concesión de avales ICO del 20% a jóvenes y familias con menores a su pargo para financiar la compra de su primera vivienda. Esta ayuda está orientada a jóvenes de hasta 35 años, y sin límite de edad para familias con menores a su cargo y que tengan unos ingresos que no superen los 37.800 euros anuales.

A primera vista todo esto suena muy bien, pero desde RN Tu Solución Hipotecaria, advierten de que este tipo de medidas podrían crear una excesiva dependencia del Estado dentro del mercado inmobiliario.

Ricardo Gulias, CEO de RN Tu Solución Hipotecaria, considera como algo positivo la aprobación de estas subvenciones puesto que “sin duda llevará a un aumento de la demanda de vivienda de un sector que hasta ahora estaba dormido”. Según recientes datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), la tendencia a residir en una vivienda de propiedad había descendido en los últimos 10 años hasta un 75,2%. Entre los más jóvenes de la población, tan solo el 32% de jóvenes de 25 a 34 años son propietarios de una vivienda. 

Con la puesta en marcha de los avales que contarán con la financiación de MITMA e ICO, el Gobierno busca facilitar la adquisición de 50.000 viviendas en un plazo de 10 años. Para Gulias, la concesión de avales es arriesgada, pues ante el aumento de dependencia del Estado “los potenciales compradores pueden esperar a que se anuncien nuevas ayudas antes de tomar una decisión de compra”. 

Riesgos en los precios y en la deuda 

Otro de los riesgos a los que apuntan los expertos es que el aumento de la demanda podría venir acompañado de un crecimiento de los precios. “Si las ayudas son muy generosas, un excesivo aumento en la demanda que no vaya acompañado de un incremento en la oferta provocaría un déficit y una mayor competencia que podría aumentar aún más los precios”, comenta Christian Aguilar, Director de Desarrollo de Franquicias de RN Tu Solución Hipotecaria. “Este dilema se podría contrarrestar incentivando nuevas construcciones”, destaca Aguilar. 

En España 14,2 millones de personas residen en una vivienda de su propiedad que todavía no ha terminado de pagar, según los últimos datos del INE. Gulias advierte que el valor de la vivienda podría verse afectado por la concesión de estos avales. Tal y como apunta, “una mayor competencia por las viviendas derivaría en un aumento en su valor, y, por tanto, provocaría que de nuevo los compradores no pudiesen acceder a la vivienda de nuevo porque podrían verse afectados sus ratos de endeudamiento”, quien envía un mensaje tranquilizador: “No creemos que se sobreendeude al cliente, pues la hipoteca la seguirá dando una entidad y se ajustará a los criterios de riesgo lógicos”. 

Últimos artículos

Scroll al inicio