Según los últimos análisis, se espera una fuerte caída del empleo de alrededor del 30%, para después llegar a ser del 50% a finales de mayo. Para después de verano, los expertos calculan que puede llegar a ser incluso del 65%. Esto, en términos reales, significaría que más de 6.500.000 personas perderán sus respectivos empleos, lo que finales de año, llegando a superar el 50%, estaríamos hablando aproximadamente de más de 10.000.000 de personas. Una auténtica locura…

Esta situación vendrá provocada por un efecto dominó llevando a la quiebra a miles de empresas, comercios y fábricas alrededor del mundo, lo que provocará un efecto Boomerang de Europa a Asia, provocando el cierre de fábricas en China, nunca antes visto, afectando al suministro de productos del resto del mundo. La expansión de quiebras se extenderá a las líneas aéreas y al turismo mundial incrementando la inflación, lo que agravará la situación económica elevando el desempleo.

La única solución para paliar la situación económica viene de la mano de una serie de medidas globales que garantizasen la liquidez de personas y empresas. La solución que plantea el Banco Central Europeo es incrementar la liquidez a los bancos para que estos den créditos a las empresas; esto no funcionará, ya que no funcionó en las crisis financieras puesto que los bancos no darán créditos a las empresas que no generan beneficios para devolverlos.

Así pues, la única solución posible es que el Banco Mundial, el FMI y la ONU avalen la generación masiva de dinero a fondo perdido con el fin de crear un puente financiero desde el momento actual hasta que se consiga vencer a la enfermedad. Esta solución afectaría a empleados y empresarios, debiéndose aplicar las siguientes medidas:

  • Todos los empleados que no trabajen deberían recibir sus salarios íntegros a través de la emisión de Deuda Publica avalada por los 3 organismos antes mencionados, esto permitiría a los ciudadanos asumir el pago de todos sus gastos, alimentación alquileres, hipotecas, escuelas, vestido etc.
  • Todas las empresas deberían recibir ingresos por el valor de sus del pago de sus deudas mensuales provenientes de pagos a proveedores y de préstamos bancarios.
También te puede interesar:
La dura realidad del autónomo

De esta forma se salvaguardará la cadena económica evitando que esta se rompa, puesto que de lo contrario el mundo entraría en un caos incontrolado, de consecuencias dramáticas e imprevisibles. Una vez vencida la enfermedad la Deuda Publica deberá ser eliminada, de esta forma se superaría la situación sin dejar daños colaterales futuros.

En estos días, se ha observado como las autoridades como la española han pasado de negar la situación (cuando en China las medidas eran del confinamiento de más de 65 millones) a verse obligadas a aplicar el Estado de Alerta a nivel nacional con el fin de contener la expansión del Coronavirus.