reemplazar jefe empresa

Si trabajas en una empresa y tienes un jefe por encima tuyo, lo cual es la situación de la mayoría de las personas, sabrás que de vez en cuando puede suceder que éste tenga que retirarse por algún momento, y es entonces cuando viene y nos dice que quedamos a cargo, con lo que comenzamos a pensar que significa concretamente eso, y qué debemos hacer, además de claro, que no debemos hacer.

Lo primero que debes tener en cuenta si tu jefe se ha ido de vacaciones, lo cual es muy probable por la época del año en la que nos encontramos, es que se debe intentar gestionar las relaciones y decisiones de modo que no repercutan demasiado en el futuro de la compañía, pues recuerda que en realidad el puesto no te pertenece y no estás haciendo más que cuidárselo a la persona que lo ha ganado por derecho propio.

Sin embargo, existe la teoría que sostienen algunos especialistas con respecto a estos casos, que indican que en realidad, delegar no es sólo encargar a un colaborador que ocupe el puesto que se deja temporalmente, sino que conlleva una serie de responsabilidades sumamente importantes, que incluyen aquellos límites que no podemos rebasar en ningún caso.

En concreto, y más considerando cómo está la situación en muchas oficinas españolas con el alto nivel del paro, y demás, nuestras recomendación es que no cambies los hábitos aunque hayas quedado a cargo, de forma que contemples que la silla del jefe no deberías ocuparla, ni que te tomes demasiado a pecho el puesto, aunque tendrás que ponerte los pantalones si alguien quiere aprovechar la ausencia del jefe, y eso no siempre es sencillo.

En cualquier caso, a nivel general nosotros recomendamos que intentes ser lo más honesto contigo mismo, que sólo tomes esa responsabilidad si te sientes preparado -aunque el no estarlo puede costarte un ascenso– y que trates a todos como tus iguales, recordando las indicaciones de tus superiores.