A mediados del siglo XIX, los granjeros del Oeste de Estados Unidos estaban enormemente endeudados con los banqueros del Este del país debido a la compra que maquinaria que, por contra, hizo que aumentara la oferta de materias primas y llevó los precios a la baja. El candidato demócrata a la presidencia de EE.UU., Bryant, propuso que se cambiara el patrón oro por el binomio oro-plata lo que permitiría imprimir más dinero y buscar un efecto inflacionista que aliviase la carga de los productores agrícolas.

La propuesta no salió adelante pero la huella de aquellos tiempos aún siguen vigentes. Los banqueros ganaron aquella batalla. Puede parecer que os acabo de contar una historia económica pero es lo que contiene la alegoría titulada El Mago de Oz. Seguid el enlace que es francamente interesante.