El Super Bowl, todo un negocio

 super_bowl

Estados Unidos, ese país al que muchos vemos como responsable de la crisis económica mundial tiene eventos que le distinguen de todos los países del mundo. Tanto desde el punto de vista deportivo como económico el Super Bowl es el principal de ellos.

La cantidad de dinero que mueve un simple encuentro de fútbol americano (del que muchos no sabemos ni las reglas) es demencial. Pongamos como ejemplo el caso televisivo. El año pasado, el encuentro entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Giants de Nueva York reunió a casi 98 millones de espectadores. Son cifras que parecían ya inalcanzables en esta época de fragmentación de audiencias. Algo que sin dudas hace las delicias de cualquier patrocinador.

Además de la 72.500 almas que estarán en el estadio de Tampa, millones de espectadores seguirán el encuentro por TV. Es por eso que no asombran las sumas que se pagan por la publicidad.

Estamos hablando de unos tres millones de dólares por un comercial de 30 segundos. Mientras algunos han cuestionado que se abonen tales cantidades en días de recesión, otros lo justifican  con el tráfico de internet, la notoriedad pública y el incremento de ventas que implica el Super Bowl. 

Entre las marcas más conocidas se encontrarán  bebidas como Pepsi o Budweiser, coches como Audi y Hyundai y estudios cinematográficos como Dreamworks o Sony, que aprovecharán para lanzar sus estrenos.

Sin dudas un megaevento que además contará con la actuación de Bruce Springsteen durante el descanso.
El partido, a si. Jugarán los Steelers de Pittsburgh y los Cardinals de Arizona aunque eso a los sponsors es lo que menos les preocupa.

Vía | La gaceta 

Ir arriba