Después de negarlo una y otra vez, al final el Gobierno español ha, no sólo, reconocido si no que ha dados los pasos legales necesarios para iniciar su creación.

Así, en el día de ayer se aprobó en Consejo de Ministro la tercera reforma financiera española, en la cual se prevee la creación de este llamado ‘banco malo’.

El Ministro Luís de Guindos, encargado del área económica del Ejecutivo y responsable de explicar esta nueva reforma del sector bancario, ha dicho que una de las funciones de esta nueva entidad será la de la venta de activos inmobiliarios en un plazo de entre diez y quince años y que, por otro lado, debe ser una sociedad rentable, para así evitar las pérdidas y el posible impacto que éstas tendrían sobre los contribuyentes.

Todos estos activos inmobiliarios de los que hablamos serían los que a día de hoy poseen las entidades financieras nacionalizadas (que, recordemos, son Bankia, Novacaixagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia).Estos bancos transfirieran sus inmuebles a este nuevo banco a un instrumento específico para este fin que se creará a finales de este año (entre noviembre y diciembre).

Esta nueva entidad contará con  capacidad de endeudamiento y con capital aunque lo que no se sabe es el número de activos inmobiliarios con los que tendrá que trabajar, ya que el Ministro no lo ha matizado en su comparecencia puesto que espera a conocer los datos que refleje la auditoría encargados por el Gobierno sobre la calidad de las carteras crediticias de la banca entidad por entidad.

Las entidades que transfieran estos bienes a esta nueva sociedad gestora recibirán una contrapartida de tanto podría ser en efectivo, en acciones de la sociedad gestora o mediante deuda descontable ante el Banco Central Europeo (BCE)

 

Fuente: Europa Press