Visto y considerando que en los últimos años se había hecho común en muchas empresas que, a la hora de presentarse un aspirante a un puesto, se le pidiera la contraseña de su Facebook personal, la red social se ha manifestado ahora totalmente en contra de esta práctica, advirtiendo a las compañías que ya no continúen con esta costumbre, a menos que quieran arriesgarse a ser demandadas por la red social.

Erin Egan, jefa de privacidad del sitio, explicó en la página de privacidad de Facebook, que “esta práctica quebranta las expectativas de privacidad y la seguridad del usuario y de los amigos del usuario”, al tiempo que reconoció que en los últimos tiempos se había evidenciado un “incremento preocupante en reportes de solicitantes de empleo a quienes les han pedido sus contraseñas”.

En algunos casos, incluso, esta nueva maniobra podría llegar a estar violando también algunas de las leyes de empleo explicitadas en los contratos de trabajo, por lo que conviene siempre que el aspirante a un puesto consulte con un experto antes de brindar ese tipo de información.

“También puede causar problemas inesperados para los empleadores. Por ejemplo, si un empleador ve en Facebook que alguien es miembro de un grupo protegido (por ejemplo, que necesitan ser mayores de una cierta edad, etc.) ese empleador puede ser objeto de reclamaciones de discriminación si no contrata a esa persona”.

Finalmente, ya a principios de esta misma semana, una asociación defensora de las garantías individuales, la American Civil Liberties Union, se pronunció en contra de esta práctica, afirmando que tuvieron múltiples reportes de gente a quienes se les pidió su contraseña, o en caso, contrario, que agregaran a sus futuros jefes como amigos una vez que se unían a un período de prueba en un trabajo, utilizándolos como medio de promoción personal.