En el actual clima de incertidumbre (en el que las medidas de los gobierno europeos están llegando tarde y mal, y cuando en los Estados Unidos la debilidad del dólar no se compensa con nuevos paquetes de medidas, y más bien empeora con el nuevo clima de odio contra la especulación en Wall Street), ¿por quién se debe apostar en la lucha de las divisas?: ¿Por la fortaleza el euro o la recuperación del dólar?

Para los analistas más severos, ni por uno ni por lo otro.

En el terreno de los Forex, en los últimos meses del 2011 vamos a observar una lucha cerrada entre euro y dólares, y nos podemos olvidar de los tiempos en que el euro llegó a valores cercado al 1,5 dólares por euro, pero tampoco veremos un euro en la lona (como se llegó a ver el año pasado con un euro cerca del 1,1 dólares por euro).

Para los que siguen de cerca esta contienda, el euro ha llegado a su suelo: 1,40 dólares por euro. Se basan en esta apreciación en la última oxigenación que disfruto el euro: cuando la semana pasada cuando el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Duraõ Barroso, dictó los puntos clave del nuevo plan de recapitalización bancaria y dio el espaldarazo al plan de rescate griego, el euro subió hasta su actual cotización: 1,38  dólares por euro.

No se cree que el euro llegué muy lejos del 1,40 dólares por euro, y que de hacerlo subiría poco más allá del 1,45 dólares por euro.

Una suerte de tablas en la que cada cual debe apostar a su juicio.