Hoy 6 de octubre, desde A Coruña se ha recibido la noticia de la aprobación por la junta de accionistas, celebrada en el Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coruña y con más de un 90% de los votos, la fusión de Abanca y Banco Etcheverría. Además, en la junta se ha aprobado la autorización al Consejo para la compra de autocartera, así como el nombramiento en el máximo órgano de administración de Jose Garcia Montalvo y José Ramón Rodríguez Zarza.

Fuente: abc.es/
Fuente: abc.es/

Con esta fusión nace Abanca Grupo Banesco, que será el décimo banco del país por activos, con el objetivo de ser el banco de referencia del noroeste español.

Esta nueva entidad resultante, con un capital social de 2.453.657.413 euros, servirá para racionalizar y simplificar en España la estructura societaria y operativa de la entidad que preside Juan Carlos Escotet.

El nuevo grupo, que conservará la sede social Banco Etcheverría en Betanzos -A Coruña-, parte de la tenencia de 2,5 millones de clientes; 709 oficinas, de las cuales 14 están fuera de España; 54.000 millones en activos; y 4.800 empleados. Además los ratios de solvencia y liquidez son buenos.

Se dedicará a la banca tradicional, a la captación de ahorro y financiación, fundamentalmente a pymes y familias, para dinamizar el tejido empresarial gallego y favorecer el desarrollo social y económico de Galicia. Así mismo, impulsará la actividad de financiación exterior, aprovechando el potencial internacional del Grupo Banesco.

En cuanto al empleo, se descarta que haya consecuencias en los puestos de trabajo o la capacidad comercial de la entidad. De hecho, según la legislación vigente, en el momento de la fusión, Abanca asumirá los derechos y obligaciones laborales que tenia la plantilla de Banco Etcheverría.

No obstante, momentos antes del comienzo de la reunión, medio centenar de personas, convocadas por la Confederación Intersindical Galega (CIG), se han concentrado ante las puertas del palacio para protestar por los despidos a dedo en la entidad con total opacidad y criterios desconocidos, e incluso de forma discriminatoria y antisindical.