Una serie de distintos estudios de Hollywood han perdido en esta semana una batalla judicial contra un proveedor australiano de servicios de Internet o “ISP”, en relación a las descargas ilegales de películas, según dictaminó el Alto Tribunal de Australia, que sostuvo que la empresa ISP iiNet, la acusada, “no tenía poder técnico directo” para prevenir que sus clientes descargaran ilegalmente contenidos piratas a través de BitTorrent, un popular software gratuito P2P de intercambio de archivos.

Hay que destacar en este sentido que la demanda procedía de hasta 34 compañías australianas e internacionales, incluidas Universal Pictures, Warner Bros, Paramount Pictures, Sony Pictures Entertainment, 20th Century Fox, Disney y la australiana Seven Network, entre las más conocidas, cuya intención era sentar un precedente judicial para obligar a los servidores de Internet a actuar contra los usuarios que descarguen material pirata.

En este sentido, la decisión de la corte, ya en la última instancia judicial, se ha producido luego de una dura batalla que comenzó en 2008, cuando los estudios demandaron a iiNet por no impedir miles de descargas ilegales de títulos, siendo algunos de los más “bajados”, películas que se encontraban de moda entonces, como “Batman Begins” o “Transformers”.

Al año siguiente, el Tribunal Federal rechazó la demanda y también se pronunció contra una apelación en febrero de 2011. Sin embargo, a finales del año pasado, los estudios de Hollywood lanzaron su último intento en la última instancia judicial, que finalmente también ha desestimado el caso.

Sin embargo, cabe destacarse que al mismo tiempo, la Federación Australiana contra el Robo de Propiedad Intelectual ha manifestado que seguirá presionando a los servidores de Internet y ha pedido al Gobierno australiano que endurezca las leyes contra la piratería, por lo que se espera que esta compañía actúe de por sí en no demasiado tiempo para evitar seguir incurriendo en lo que podría ser considerado un delito en breve.