El banco más grande de Europa si se considera únicamente el valor de mercado, HSBC, ha anunciado un acuerdo para vender parte de sus negocios de seguros generales en mercados emergentes como Asia y Latinoamérica, en una suma cercana a los 914 millones millones de dólares.

De hecho, este nuevo movimiento de HSBC es uno de los que se conforman dentro del objetivo del banco de enfocarse en negocios más rentables, dando un paso más para desinvertir sus activos no esenciales, una maniobra que ha intentado desde hace algún tiempo, y que hoy por hoy, parece ser su principal intención, al menos considerando sus actuaciones de mercado.

Asimismo, se ha confirmado también que la firma aseguradora francesa AXA Group pagará 494 millones de dólares a fin de adquirir los negocios de seguros generales de HSBC en Hong Kong, Singapur y México; en el mismo camino que la firma australiana QBE Insurance Group destinará 420 millones para el negocio de seguros generales de HSBC en Argentina, y la unidad de seguros generales del Hang Seng Bank, subsidiaria de HSBC de la que éste posee 62%; cerrando así este grupo de operaciones a nivel internacional de la entidad bancaria.

En el pasado, si nos remontamos por ejemplo al año anterior, HSBC vendió su unidad de banca minorista en Chile a su rival brasileño Itaú. Además, los acuerdos ya logrados recortarán unos 50.000 millones de dólares pertenecientes a activos ponderados por riesgo, y para dentro de no mucho tiempo, se esperan operaciones similares en países de Latinoamérica como Costa Rica, El Salvador y Honduras.

Tampoco podemos dejar de mencionar el marco internacional en el que se producen estas acciones, siendo que HSBC está entre los bancos europeos que están vendiendo activos a medida que enfrentan reglas de capital más estrictas y la desaceleración económica que se presentan en el mercado actual.