Según las previsiones de diversos analistas, Iberdrola habría logrado un aumento del 30,7% en sus beneficios del 2007 en comparación con el ejercicio anterior, a lo que se sumaría un aumento del 38% en su Ebitda (beneficio bruto de explotación) que alcanzaría una ganancia superior a la de los 5 mil  millones de euros. Los resultados serán anunciados en forma oficial este miércoles.

 
Los buenos resultados son una suma de factores afortunados (la inusitada fuerza de su expansión internacional), un ambicioso plan de inversión de 24 mil millones a tres años, absorciones estratégicas (la fagocitación de Scottish Power) y la salida en bolsa de la filial Iberdrola Renovables (que hace unos días logró un importante contrato en California). La adquisición de Energy East es el siguiente objetivo de la energética española.

Los beneficio de Iberdrola no son noticia menor, si se toma en cuenta que la semana pasada la buena racha del Ibex tuvo su base, en buena medida, en el anuncio del parque eólico californiano de Iberdrola Renovables. Y, hay que decirlo, esta noticia también tiene una segunda lectura.

Esta previsión de resultados no es ninguna filtración inocente: se da el mismo día que la eléctrica francesa Electricité de France (EDF) revela una previsión de resultados que ronda los 50 mil millones de euros en ganancias brutas, más del doble que la española.

Sin embargo, Iberdrola tunde a la francesa en el índice de rentabilidad: 23,2% versus un 16%. Los inversores prefieren, por encima del monto de las ganancias, a las compañías que generan más por cada euro que se invierte en ellas, e Iberdrola genera hoy en día un 10% de beneficios contra 8,7% de EDF. Además, se estima que a lo largo de 2008 la española generará 0,22 por cada euro.

 
¿Estamos ante una guerra energética? Muchos inversores son cautelosos al invertir en EDF, pues existen rumores de que la francesa realizará una oferta por la española…