La crisis del crédito, la ralentización económica y la burbuja especulativa del petróleo merman las capacidades del índice español, y se suceden las caídas (ayer nada más una del 1,59%) que ya suman, en lo que va del año, un 20%. El Ibex ha cerrado en 12,205 puntos, por debajo de los peores momentos de enero, que ya había quedado como el suelo del índice desde el 2002.

Tan nervioso está el parquet que los falsos rumores sobre ataques a centrales nucleares en Irán arrastraron a la bolsa española a este resultado negativo, que coloca al Ibex por debajo de todos los índices europeos, en tanto que la rectificación de las falsas noticias depreció el barril de crudo de 138 a 137 dólares.

A la cabeza de las pérdidas está el que fuera el valor estrella de la semana pasada, la inmobiliaria Afirma que se había revalorado en un 120% y que esta semana cae estrepitosamente un 32,74%. Otro tanto le ocurre a Telecinco, ante rumores sobre la reducción de sus pautas publicitarias y el abandono de su socio Vocento, que perdió un 5% de su valor.

Tiempos convulsos: pulso firme antes de vender o comprar.