La historia es harto conocida: durante la grabación de un dueto felizmente olvidado, Michael Jackson (todavía con nariz) preocupado por el futuro preguntó a Paul McCartney si conocía algún método de inversión seguro. El Sir del Imperio Británico le recomendó invertir en catálogos musicales. Los derechos de autor, le dijo, siempre cotizan a la alza. Siguiendo su consejo, Jackson compró los derechos sobre el 60% del catálogo Lennon-McCartney, por un precio que superó la oferta conjunta de McCartney y la viuda de John Lennon, Yoko Ono.

Décadas después, tras un costosísimo divorcio, el autor de Penny Lane parece haber aprendido su propia lección, y tras recuperar hace algunos años sus derechos sobre el repertorio de los Fab Tour, ha accedido a que iTunes (la principal tienda de venta de música online) distribuya la totalidad del catálogo musical de su otrora banda por 400 millones de dólares. Ringo Starr y las familias de George Harrison y John Lennon recibirán una parte de los beneficios.

Aunque algunas de las canciones de The Beatles ya constaban dentro del catalogo de la compañía de Steve Jobs, y habían promocionado la venta y distribución de las versiones de aniversario de Revolver y Sergeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band, la totalidad del catálogo no estaba “asegurado” en el stock de la tienda online.

Se estima que a finales de este año la totalidad del songbook estará a la disposición de los compradores de música digital en iTunes.