De cara al verano son muchas las empresas que, si no tiene gran volumen de trabajo, optan porque sus trabajadores realicen jornadas intensivas de trabajo, es decir, que entren a trabajar a las 7 o las 8 de la mañana y salgan para las 3-4 de la tarde teniendo la tarde libre.

Esto se realiza sobre todo cuando el calor afecta más, porque bien se está en una zona de mucho calor o por otros motivos.

Sea cual sea el mismo, lo cierto es que una persona rinde más trabajando de forma intensiva que no de forma partida, es decir, yendo todos los días, por la mañana y por la tarde, al trabajo. Esto nos ayuda incluso a compatibilizar mejor a la familia y a dedicarle tiempo a todo.

De hecho, de una encuesta se saca que, el 70% de los 200.000 votos ven con mejor miras la jornada intensiva, tanto al trabajo como a la productividad de los trabajadores.