La fotografía del currículum
Una imagen vale más que mil palabras, por ello, hay que tener tanto cuidado a la hora de seleccionar la imagen perfecta para poner en el currículum. Existen personas que son más fotogénicas que otras, por ello, conviene tener paciencia a la hora de dar con la imagen ideal.

Tal vez tienes que hacerte más de una prueba con un fotógrafo para dar con esa foto con la que te sientes identificado, te gusta y te sientes seguro. Sin duda, conviene añadir la foto en el currículum incluso cuando lo mandas por correo electrónico a través de internet.

Igual que cuidas tu imagen de una forma especial cuando tienes que enfrentarte a una entrevista de trabajo, también tienes que seguir el mismo proceso para realizar las fotografías. Ten en cuenta que en caso de que el fondo de la foto sea blanco, es mejor llevar ropa negra para poder destacar. Intenta posar de una forma natural y sencilla para la foto. A mayor naturalidad, mayor carisma y belleza se refleja en el currículum.

Para todos aquellos que quieren reforzar la foto de su currículum, pueden entregarlo luego en mano en la propia empresa, de este modo, también puede que se produzca el momento de realizar una pequeña entrevista de trabajo. Una mala foto en un currículum es un error grave. Por suerte, se trata de un error que se puede corregir de una forma sencilla, a través de una nueva imagen. Además, también es un error poner una foto muy antigua en el currículum ya que esto muestra falta de interés y dejadez.

En cada ciudad, existen diferentes fotógrafos, por tanto, compara precios y elige al mejor.

Imagen: Modelo Currículum