Está claro que este 2012 no ha sido un gran año para las empresas españolas, sobre todo a partir de la crisis financiera internacional desatada desde el año 2008, pero la verdad es que según los últimos registros documentados en distintas encuestas realizadas por las distintas Cámaras de Comercio de España, la mayoría de los grandes empresarios, son “optimistas”, para el 2013.

De acuerdo a este medio, estas personas consideran que las empresas españolas continuarán, el año que viene, por “la senda del crecimiento de ventas y exportaciones”, más allá de que también es importante saber que se espera que algunas tasas de especial relevancia para la población, y no tanto para los empresarios, como las de empleo y inversiones, parecen ser negativas de cara al 2013.

Todo esto es posible de saberse gracias al informe “Perspectivas empresariales en España y Europa 2013”, que ha presentado en las últimas horas el conjunto de las Cámaras de Comercio, a través de una serie de relevamientos, llevados adelante con la opinión de más de 48.500 empresas europeas, de las cuales 3.633 son compañías españolas, que como dato en rojo apuntan la posibilidad de que las tasas de empleo sigan disminuyendo.

El empleo, gran preocupación

Justamente acerca de este último apartado que mencionábamos, se debe señalar que las previsiones de empleo e inversión siguen siendo negativas en todo el espectro de la palabra, debido especialmente a la “debilidad” del mercado español en la actualidad, y que es una consecuencia directa del poco crédito que llega a las empresas, a su vez como efecto de los problemas financieros generales.

El continente

De la misma forma, es importante tener a consideración cuáles son las expectativas de los demás países europeos para el año que se viene, y en este sentido, los empresarios españoles consideran que las firmas nacionales superarán la media europea en ventas al exterior, siendo ésta la única de las variables que presentará un nivel superior al del resto del continente.