imagesca2zssmy.jpgY la están tirando hacia abajo de manera importante aunque es bastante conocida la causa y que se centra en el bajón de Astroc. Pero en el mercado de valores las crisis se propagan como las ondas en el agua y casi todos los valores de este sector, excepto Riofisa, han sufrido los “efectos secundarios”.

Sin embargo, hasta la causante de este pequeño terremoto sigue ganando mucho (tres veces más) respecto a los precios de salida, cosa nada rara en el resto de valores implicados. Parece llegado el momento de realizar posiciones, vender en suma, ya que creo que este sector está dando el máximo de sí y son demasiado variables. Además, al tratarse de acciones de pequeño valor nominal, “chicharros“, mi propia ortodoxia inversora me aconseja no mantener excesivo tiempo este papel en cartera por mucho que suban.

En todo caso, ¿será ésteel signo que nos muestre el principio del fin de la burbuja inmobiliaria y no tanto la desaceleración de los precios de la vivienda?.

Vía: elEconomista.