_44731773_spain2.jpgLas medidas anunciadas el sábado por un militante Pedro Solbes, y que incluyen menos impuestos, más ayudas, mejores condiciones de jubilación, devoluciones fiscales y rebajas en la cotización social, van a costarnos más de 80 millones de euros.

El problema es que la mayor parte son iniciativas son de viejo cuño y ya se contemplaban entre el paquete de las acciones del gobierno para reactivar la economía. Esta ves, debidamente remozadas y empaquetadas con papel y moño para el combativo gremio de los chóferes, salen de nuevo a la luz sin pudor alguno.

50 millones serán ejecutados en prebendas fiscales: ayudas a la jubilación, reducción de primas de seguro y bonificación del impuesto de actividades económicas, y será devenido por el Ministerio de Economía El resto (30 millones) dejará de ser percibido por el Ministerio del Trabajo al producirse una importante rebaja en la cotización social de los transportistas.

Que un ministerio u otro se adjudique el pago de esta o la otra medida salvadora es engañoso, porque al final todas serán paliadas por el bolsillo del contribuyente.

El anuncio de Solbes hizo hincapie en estas medidas como la solución que el gobierno, criticado por su pasividad, aporta para resolver la huelga de los transportistas. Sin embargo, Solbes no dejo de mencionar otras fórmulas (la devolución del IVA y la desaparición del impuesto de patrimonio), que también eran parte de las 11 soluciones, y que revelan que sí, estas medidas ya estaban contempladas, y no son nada nuevo.

A pesar de su tregua, los camioneros no parecen haber mordido el anzuelo.

También te puede interesar:
Nanas de la cebolla