La polémica creada a raíz de la  ley antipiratería (SOPA) y de derecho de la propiedad intelectual (PIPA) de EEUU se ha visto incrementada a raíz de la detención de los responsables de Megaupload.

Me gustaría explicar de manera resumida y sin entrar en valoraciones qué hay detrás de estas leyes. Pero sólo puedo cumplir con el primer punto, porque una cosa es defender los derechos de autor y otra muy distinta invadir la intimidad de los usuarios de internet y tratarlos como criminales en potencia, y más cuando ni siquiera están bien definidos los términos en los que se basan la polémicas leyes.

Pero empecemos por explicar los términos.

SOPA es el acrónonimo de “Stop Online Piracy Act, mediente la cual se pretende terminar con la “piratería cibernética” actuando contra quienes violen los derechos de autor. Esta ley, que aún no está aprobada, podría acabar con sitio web  por contener contenido o material con derechos de autor. Esto afectaría a sitios como YouTube o Facebook que contienen gran cantidad de material protegido pero que no ha sido publicado por ellos. Contener un vídeo familiar con música de fondo protegida con derechos de autor supondría un problema para  YouTube o Facebook desde el punto de vista legal, sin que ellos hayan tenido la responsabilidad de haber subido ese vídeo. Esto supondría un bloqueo total de la libertad de expresión.

PIPA es el acrónimo de “Protect IP Act”. Su objetivo es permitir que aquellas compañías con patentes o licencias puedan impedir el paso de usuarios hacia páginas de Internet en donde pueda haber contenido con licencias de uso. Esto afecta directamente a servicios como el de los motores de búsqueda. Por ejemplo, si buscamos en Google un tema musical,  el motor de búsqueda recogerá todas las páginas que tengan en su contenido algo relacionado con esa canción. Según la PIPA , si hay algún sitio web con material que tiene derechos de autor, la compañía tiene la total libertad de eliminarlo de la búsqueda sin haber consultado antes con las partes implicadas.

Lo que está claro es que es necesario buscar una solución que acerque en la medida de lo posible los intereses de unos y otros. Porque si desde los poderes políticos y legislativos siguen con esta idea, el hackeo que han sufrido sitios como el del FBI y otro similares en los últimos días no va a ser nada en comparación con lo que puede llegar a ocurrir.

Ya hace mucho tiempo que se vienen cediendo determinados derechos de explotación de los materiales creando o liberando para uso no comercial determinados contenidos. Esta práctica está generando modelos de negocio adicionales que benefician a todos.

Otras iniciativas como Spotify para música o su análogo para vídeos, Voddler, están demostrando que es posible acercar los intereses de todos.

Te dejo con el vídeo sobre la polémica creada con la SOPA y la PIPA.

Para más información, al menos de momento, en Wikipedia encontrarás un artículo muy extenso.

1 Comentario

Comments are closed.