Los pagos alcanzarán los 3,3 billones de euros en ingresos a nivel mundial en 2031

A pesar de los problemas que están afectando a todo el mundo (pandemia, crisis energética, inflación…) hay muchos estudios que muestran como los ingresos por pago a nivel mundial aumentarán un 9,5% en este 2022, siguiendo con la misma tendencia alcista de los últimos años. Además, los ingresos por pagos a nivel mundial llegarán hasta los 3,3 billones de euros en 2031. Estas son las principales conclusiones del nuevo informe de la consultora estratégica Boston Consulting Group: Global Payments 2022: The New Growth Game.

El vigésimo análisis anual de BCG sobre el sector de los pagos prevé un crecimiento anual de los ingresos del 8,3% de 2021 a 2026, y del 7,6% de 2026 a 2031. «El sector de los pagos ha mostrado una notable resiliencia a lo largo de la pandemia y frente a los actuales retos macroeconómicos», comenta Álvaro Vaca, socio de BCG y coautor del informe. «De cara al futuro, los ganadores y los perdedores en este sector se medirán por su capacidad para adaptarse a esta nueva normalidad, diversificarse, crear nuevos modelos de negocio centrados en los datos, formar alianzas y desbloquear nuevas fuentes de ingresos.»

Cuatro tendencias que impulsan el sector mundial de los pagos 

El informe destaca cuatro tendencias que van a conformar las perspectivas del sector de pagos a nivel mundial en los próximos cinco años:

  • La era de los grandes rendimientos en los mercados llega a su fin: Las compañías de pagos han visto cómo el retorno para los accionistas se contraía desde la segunda mitad de 2021. Por eso, en lugar de centrarse simplemente en el crecimiento de los ingresos, tendrán que demostrar una sólida rentabilidad para atraer tanto a los clientes como a los inversores.
  • La demanda de los pagos electrónicos es cada vez más fuerte: se espera que el progresivo abandono del pago en efectivo, el crecimiento continuo del comercio electrónico y la cada vez mayor integración de los pagos en los procesos de venta impulsen los ingresos de los pagos a nivel mundial. Por ejemplo, en los pagos con tarjeta, el gasto online está previsto que aumente en una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 11% de 2021 hasta el año 2026.
  • Las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) cobrarán impulso: los bancos centrales están estudiando la posibilidad de desarrollar y probar monedas digitales viables para complementar el efectivo. Más de 90 bancos centrales están avanzando en este desarrollo, entre ellos el Banco Central Europeo con el proyecto de Euro Digital.  
  • Las empresas de pagos se enfrentan a importantes riesgos financieros y no financieros, y a un creciente escrutinio por parte de las autoridades: las entidades y organizaciones del sector deben tratar de reforzar sus medidas relacionadas con el riesgo y cumplimiento para continuar con su trayectoria de crecimiento. En este sentido, deben abordar múltiples dimensiones del riesgo: financiera, de cumplimiento, y de ciberseguridad.

Crecimiento persistente en todas las regiones 

Después de un fuerte repunte post-pandémico en 2021 y 2022, se prevé que todas las regiones muestren unas Tasas de Crecimiento Interanual Compuesto (CAGR) con ingresos estables durante los próximos cinco años. América Latina (10,8%) y Europa (10,6%) deberían liderar el camino, seguidas por Oriente Medio y África (9,8%), Asia-Pacífico (7,6%) y América del Norte (7,3%). 

La pandemia del COVID-19 puede haber alterado permanentemente el mercado, ya que ha cambiado los canales de offline a online y exige que los modelos de negocio de los comercios evolucionen significativamente. El informe estima que los ingresos del sector de la adquisición crecerán a una tasa de crecimiento anual del 8,7% entre 2021 y 2026, lo que elevará su conjunto de ingresos a 160.000 millones de euros. Los ingresos procedentes de la adquisición de comercios de pequeño tamaño crecerán a un ritmo más rápido que los de los comercios de mayor tamaño, contribuyendo aproximadamente al 75% de la expansión de los ingresos incrementales.

El informe concluye que los ingresos de los emisores de pago seguirán aumentando a un ritmo del 6,2% anual durante los próximos cinco años y superarán el billón de euros en todo el mundo para el 2031. Hasta 2026, los ingresos primarios (relacionados con las transacciones), principalmente por las tasas de intercambio, impulsarán gran parte de este crecimiento (CAGR del 8,4%), seguidos por los ingresos secundarios (no relacionados con las transacciones) (CAGR del 3,9%), incluyendo las tasas de cambio de divisas y las tasas anuales de las tarjetas.  

Pero hay dos cambios importantes que pueden reconfigurar el espacio de pagos: en primer lugar, nuevos métodos de pago, como el «Buy-now-pay-later», han abierto la puerta a que los players del ecosistema de pagos vayan más allá de un papel transaccional; y en segundo lugar, los clientes esperan cada vez más una experiencia más personalizada. 

Las fintech aterrizan

De 2016 a 2021, cerca de una quinta parte de todas las nuevas fintech a nivel mundial se dedicaron al sector de pagos. En conjunto, representaron aproximadamente el 20% de la financiación de capital fintech acumulada obtenida durante este período. Sin embargo, en los últimos seis a nueve meses, muchas fintechs han visto cómo su valoración se ha deteriorado. Para asegurar un crecimiento rentable, las fintechs de pagos deben priorizar la rentabilidad sobre el crecimiento, profesionalizar la gestión del riesgo y el cumplimiento y supervisar de cerca las estructuras de costes y el gasto empresarial. 

«Los pagos digitales continúan integrándose cada vez más en los procesos cotidianos de nuestra vida diaria. Permitirán ofrecer experiencias más personalizadas a los consumidores, así como facilidad para controlar y gestionar sus pagos”, comenta Álvaro Vaca, Managing Director & Partner de BCG en Madrid, y líder del área de especialización de Payments & Transaction Banking para Europa, Oriente Medio, América del Sur y África, y coautor del informe.

Ir arriba