¿Te has preguntado alguna vez por qué últimamente es frecuente hablar de préstamos y créditos online? Lo cierto es que estas alternativas surgidas con la llegada de Internet han revolucionado el mercado financiero con un montón de ventajas a sus espaldas que les han acercado a la totalidad de los usuarios. Pero como novedad que son presentan características propias poco conocidas para aquellos que no se han acercado a comprobarlas; aquí te contaremos sus particularidades para que valores la posibilidad de solicitar alguno en un momento de necesidad.

¿Eres novato como solicitante de crédito online?

Si la respuesta es que sí, déjanos decirte que ante ti se abre todo un mundo de posibilidades. Este tipo de créditos o préstamos online tienen su razón de ser en la voluntad de llegar a un mercado mucho más amplio que los créditos convencionales otorgados por la banca tradicional; este objetivo ha hecho también que las reglas del juego varíen y se transformen en otras mucho más moldeables.

Un préstamo online es aquel que se solicita a través de Internet y cuyo proceso transcurre únicamente por esta vía, sin intermediarios. Por supuesto en su definición reducida su nombre hace referencia al préstamo como lo conocemos de toda la vida, es decir, aquella cantidad de dinero que unos prestan a otros y que debe ser devuelta con intereses en un plazo de tiempo. Pero aquí la primera buena noticia y gran ventaja si nunca lo has hecho antes: el primer préstamo sin intereses es una realidad.

¿Qué es lo que lleva a las plataformas financieras online a operar de este modo? Muy sencillo. No nos imaginamos que ninguna entidad bancaria tradicional ofrezca algún producto financiero sin obtener un beneficio a cambio. De hecho, es en este cambio de rasante que estas nuevas plataformas han conseguido hacerse un hueco en el mercado. Gracias a este cambio de paradigma y ofreciendo un primer crédito gratuito es cada vez más frecuente en entidades cuyo objetivo es atraer a nuevos clientes.

También te puede interesar:
El nuevo Paypal

Se trataría de una especie de moneda de cambio en el que el banco, más que capital, intercambia su confianza previamente para que esta luego sea utilizada por los usuarios. Esta fidelización a corto y largo plazo sin duda es efectiva, teniendo en cuenta que se le concede al cliente un dinero que necesita en un momento dado y que no sabe de donde sacar.

Rapidez, inmediatez y facilidad en la ejecución

Si tienes algún problema de solvencia en este preciso momento y necesitas realizar un pago o hacer frente a un imprevisto económico, no te preocupes porque te damos la solución. El rasgo principal de estos créditos y quizás lo que más satisfacción genera en los clientes es que pueden solicitarse rápidamente por Internet. Olvídate de las colas eternas en el banco y de la burocracia que parece que jamás se va a cumplimentar; con solo un dispositivo digital y una buena conexión a la red podrás hacer click en la cantidad deseada y recibirla en una media de unas 48 horas (dependiendo de la plataforma bancaria en sí).

Solicitar créditos fáciles es una opción válida y efectiva que ha provocado que muchas personas hayan encontrado solución a la hora de afrontar cualquier problema económico. La rapidez y facilidad con la que se consigue llegar a ellos ha acercado esta alternativa a muchas personas que antes ni se cuestionaban su solicitud.

Accesibles a todo el mundo

Si bien es cierto que acceder a un crédito o préstamo online requiere de algunos requisitos o condiciones previos que deben ser cumplidos por la persona que lo solicita, lo cierto es que son formularios muy básicos que la mayoría de gente puede completar sin problemas. En ellos se suelen preguntar cuestiones como el nombre completo, el número del DNI o la fecha de nacimiento – y algunas otras características personales dependiendo del tipo de préstamo que solicites.

También te puede interesar:
El Banco de España se pone serio con los préstamos sin intereses, ¿qué esconden?

Pero lo que más ha transformado la sociedad cuando hablamos de estos productos es en la accesibilidad real que tienen las personas que la conforman. Las dificultades que siempre ha puesto la banca tradicional a la solicitud de créditos ha desembocado durante años en la desesperación de muchas familias que se han visto marginadas y olvidadas por el sistema; familias que, paradójicamente, son las que más necesitan de ayuda económica por ser las que más problemas de vulnerabilidad tienen. Ahora, gracias a plataformas y entidades online, son muchos los usuarios que pueden solucionar algún agravante económico que no esperaban sin rellenar solicitudes que siempre quedaban en el tintero.

Estas opciones financieras tienen un montón de ventajas que las hacen positivas para una sociedad que ha evolucionado al ritmo de las nuevas tecnologías. Tanto es así que, lejos de desaparecer, todo apunta a que su rápido desarrollo nos va a continuar trayendo novedades en un futuro no muy lejano.