El sistema de cierre hermético con tapa de plástico diseñado y patentado por Luis Burgos , consta de 6 tamaños, que abarcan todo las posibilidades de envases del mercado, y una amplia gama de productos.

burgos-tapa

Nº 1: cereales, todo tipo de pastas, jabón en polvo, garbanzos, alubias, pienso de perros pequeños…

Nº 2: especial para Semillas de pájaros, anisetes de pastelería, Café soluble, cacao en polvo soluble, harinas, papillas, azúcar o cualquier polvo o grano en general.

Nº 3: envases para arroces, lentejas, pienso de cobayas, hámsters, conejos…

Nº 4: legumbres y jabones en polvo.

Nº 5: especial para todo tipo de paquetes estrechos.

Nº 6: envases para pienso de perros o similares.

Las tapas, fabricada en plástico polipropileno de alta densidad, son reciclables al 100%. Consta de un marco unido a la tapa mediante una bisagra. Totalmente hermética gracias a una junta de poliestireno en el marco que evita la entrada y salida de aire. Su diseño permite el perfecto vertido de sólidos, granulados y polvo sin la menor pérdida.

Sus ventajas producción:

Ligereza: la unidad no pesa más de 9,5 gramos
Producción de bajo coste energético: son piezas de enfriamiento muy rápido en el molde de inyección. Sus paredes no rebasan el milímetro de espesor.
Gran número de piezas por minuto
Aprovechamiento óptimo de la materia prima
Bajo coste de producción: 2000 unidades oscilan (según las normativas regionales y costos de manos de obra:
Europa: entre 20 y 30 euros
EE UU: 17 Y 19 dólares
China: entre 5 y 8 euros

Enorme capacidad de introducción en el consumo: gracias a sus facilidades de implementación a nivel industrial, su bajo coste de producción, su utilidad en la limpieza y la economía en el manejo de alimentos y otros productos domésticos, su bajo impacto ambiental y su ciclo de reciclamiento.

También te puede interesar:
3 millones en inversiones para Picos de Europa