Todo graduado universitario conoce el sentimiento: has terminado con la escuela y tu vida te pertenece. El único problema es que tienes que encontrar un trabajo (y con suerte uno que te guste), puedes (o no) tener préstamos en los que pronto tendrás que hacer pagos, serás completamente responsable de tus propias facturas.

Incluso los Millennials que están cuatro o cinco años fuera de la universidad continúan teniendo dificultades para entender la forma correcta de ahorrar dinero, y la verdad es que no es difícil. Es solo cuestión de hacer un seguimiento a tus finanzas.

Aquí te van algunas maneras en las que puedes comenzar a ahorrar dinero. ¡Toma nota!

Establece un depósito automático en la misma fecha que recibes tu cheque de pago

Esta es la regla número 1. El día en que recibes tu cheque de pago, configura una transferencia automática desde tu cuenta principal a una cuenta de ahorro que deduzca automáticamente el 10% de la cuenta.

La mayoría de la gente no puede entender esto. Por lo general dicen algo como: “apenas puedo pagar mis cuentas tal como están”. Esta no es una excusa válida, y lo peor es que te mantendrá atrapado para siempre.

Si de repente en tu trabajo realmente te pagaran un 10% menos, tendrías que ver cómo manejar la situación para ahorrar. Así que impón ese impuesto del 10% y permite que tus ahorros comiencen a crecer.

Apaga tus luces. ¡En serio!

Esto suena demasiado simple, pero el mes en que recibas una factura cara de electricidad te sorprenderás. Las empresas de servicios públicos (electricidad, gas, internet, etc.) se suman rápidamente.

Uno de los peores hábitos que puedes tener es dejar la calefacción encendida todo el día cuando no estés en casa, o dejar las luces prendidas.

Prepara tu comida en vez de comer en restaurantes

Yo preparé mi almuerzo todos los días en el trabajo durante cuatro años después de la universidad. La única vez que me daba el gusto de comer en un restaurante eran los viernes por la noche. Esto lo adopté como una especie de premio por llegar viva al final de la semana.

Es increíble la cantidad de dinero que ahorras cuando preparas tu propia comida en vez de comer en un restaurante diariamente. Pagas casi el triple en la calle por lo mismo que puedes preparar tú mismo en casa.

Haz un seguimiento de cuánto gastas en restaurantes, canjea algunas de esas comidas por banquetes caseros y marca la diferencia en tu cuenta de ahorros.

Asiste a eventos sociales de entrada libre

Cuando eres joven, y tratas de ahorrar dinero existen muchas cosas que puedes hacer por diversión que no requieren una tarifa de entrada. Dependiendo de dónde vivas, pueden ser festivales de música al aire libre abiertos al público, exhibiciones de arte local que tienen días de puertas abiertas, etc.

Gasta dinero en eventos costosos solo para ocasiones especiales.

Compra cosas al mayor

Comprar al mayor permite ahorrar mucho más dinero de lo que la gente dice: cosas como papel higiénico, toallas de papel, jabón y cosas que sabes que vas a necesitar. Entonces, en lugar de comprarlas a su precio estándar cada mes, cómpralas al mayor a bajo precio, y luego simplemente guárdalas en algún armario.

Seguramente, algunos de tus amigos podrían pensar que tu plan es abrir un negocio, pero el dinero extra le hará bien a tu cuenta de ahorros.

Comparte una cuenta de Netflix con tus amigos

Ahora vivimos en un mundo de plataformas de entretenimiento. Si tienes Netflix en lugar de cable, en vez de pagar solo, ¿por qué no lo haces con un amigo? Probablemente hasta tenga una suscripción.

Una vez más, cada una de estas astillas de dinero ahorrado cada mes parece carecer de sentido de forma aislada. Pero cuando los agregas todos juntos, hay un extra de X cantidad en tu bolsillo, que si eres inteligente, debes ingresar directamente a tu cuenta de ahorros.

Usa el transporte público en vez de usar taxis

Sin duda hay momentos en los que es más fácil tomar un Uber, pero la mayoría del tiempo el transporte público es el camino a seguir. Especialmente si deseas ahorrar dinero lo más rápido posible, esta es una de las mejores maneras de mantener tus costos bajos.

Cuando eres joven, solo tienes un puñado de billetes grandes: alquiler, transporte y comida. Puedes reducir costos viviendo con tus amigos o compañeros de cuarto. La comida, como hemos dicho, se puede reducir cocinando tus propias comidas en lugar de comer fuera.

Entonces, cuando se trata de transporte, toma el metro o el autobús, en lugar de tomar un taxi o un Uber a donde quiera que vayas.

¿Estás lista para comenzar a tomar decisiones más inteligentes para ahorrar dinero?