Otra paletada más sobre el ladrillo. La caída de los precios, que según algunos llegará a un 30% menos al final de este año, marca tendencia. Mayo ha sido el cuarto mes de una caída consecutiva de la cotización de la vivienda nueva, el periodo del 2011 en que esa caída ha sido mayor: 5,9% en relación con mayo del 2010.


Según reporta el Índice de Tasaciones Inmobiliarias (Tinsa), los precios de la vivienda se han devuelto a niveles del 2005, en una depreciación del 21% desde el 2007, obligada por el aumento de las tasas, la incertidumbre macroeconómica y el aumento de los precios de insumos y combustibles.

Tras tres años de crisis, nacidas del boom inmobiliario, de la fe ciega en el ladrillo como motor de las finanzas españolas, se acumula un stock de pisos sin vender que ya rebasa el millón.

Fuente | Estrategias de Inversión