En un artículo anterior estuve explicándote por encima la forma de presión que los trabajadores pueden adoptar ante un problema en la empresa (por ejemplo que no se les pague la nómina). Sin embargo, los trabajadores no son los únicos que tienen derechos; a decir verdad también los propios empresarios pueden tener derechos y llevarlos a cabo.

Serían las medidas de presión del empresario, reguladas por ley, por supuesto, que le dan un poco de control sobre la situación. Estos serían:

Cierre empresarial o patronal: Clausura del centro de trabajo para impedir la prestación de servicios por parte de los trabajadores. Es lícito como medida de seguridad, defensivo, de autoprotección del empresario. Quizás si te pongo un ejemplo lo verías mejor. Imagina una huelga japonesa, es un tipo de huelga en la que, en lugar de no trabajar, se trabaja el doble. Esto hace que el empresario no tenga sitio donde almacenar los productos, o que se encuentre en un momento sin trabajo, y repercuta negativamente desestabilizando a la empresa. Si el empresario cierra la empresa los trabajadores no pueden trabajar y por ende no pueden hacer “daño” a la empresa.

Fomento del Esquirolaje: Los trabajadores huelguistas son sustituidos por otros. Es ilícito. De hecho no es una práctica que esté bien vista y no es legal sustituirlos.

Listas negras: Son listas que impiden el acceso a las empresas de aquellos trabajadores significados, señalados por su combatividad. Es ilícito, en principio porque vulnera el derecho de igualdad y de libertad sindical.

En base a esto aquí ves cómo los empresarios, como medida legal ante los trabajadores, solo tiene el cierre patronal, no los otros aunque en algún momento de la historia también fueron legales.