Parece que la decisión de nacionalizar Bankia y la salida de Rato del banco han conmocionado a nuestros socios de la eurozona, no se lo han pensado dos veces y le han pedido a Guindos una auditoría externa para los bancos que todavía no acaban de averiguar cuál es el nivel de toxicidad de sus balances. Too big to fail que dirían los americanos, solo faltaría que entráramos en una dinámica irreversible de desconfianza creciente ante la realidad económica de España. Será difícil que vayamos hacia un derrumbe del euro, hay mucho en juego en el seno de la Unión Europea, por si acaso encontramos una noticia relativa al recuerdo de la peseta, quien sabe si al final volverá a ser protagonista en nuestras transacciones. La noticia ha ocurrido en Arenys de Mar (Barcelona), un bar de la localidad denominado “Capote”, con motivo del 50 aniversario de su fundación ha tenido esta nostálgica manera de celebrarlo por todo lo alto. Joan Piña su fundador lo ha querido celebrar ofreciendo el mismo menú con el que inicio su andadura allá por los años sesenta del siglo pasado. El menú fue el siguiente, de primero, almejas al vapor y ensalada, o bien pollo asado y merluza a la marinera, un helado de postre y acompañado de pan y vino, todo por 28 pesetas, qué recuerdos. Además se ofrecían bocadillos a 15 ptas., un café por 5 ptas. Refrescos y licores por 6 y 7 ptas. respectivamente. Todo un homenaje  a la historia de la moneda nacional, tan devaluada y ahora tan deseada.

 

El premio Nobel de Economía, Paul Krugman vuelve a ser noticia por su inquebrantable y demoledor ataque al euro, así lo manifiesta en su blog, donde vierte una serie de asertos que animan a los mercados a incrementar su, ya de por sí, nerviosismo permanente ante los países de la periferia, siendo el nuestro con el que carga más las tintas, afirmando que se producirán salidas de capital español hacia países refugio como Alemania. También ofrece Krugman la posibilidad de un cambio de estrategia de Alemania hacia España, reducir costes de endeudamiento y un objetivo de inflación que permita un ajuste vía precios. Todo este menú de políticas dirigidas por el BCE.

A Krugman siempre le ha gustado ser original en sus predicciones, actuar como un autentico gurú de la economía, también se equivoca con frecuencia, pero se las deja caer. Ahora con mayor razón debido a que tiene un libro reciente para promocionar, ¡Acabad ya con esta crisis!, publicado en Critica Ed.

Nos vamos despidiendo, el bar de las pesetas se llama Capote por su relación con el mundo de la tauromaquia, es lo que yo le brido a Bruce Sprigsteen en su recién inaugurada gira española, esta vez apoyando a los más necesitados y hostigados por la crisis financiera, desde aquí le deseo que tenga una feliz estancia en España, ahora es cuando más lo necesitamos.