Finales del año 2018 es la fecha tope que se ha fijado la Unión Europea y el Banco Central Europeo para dejar de fabricar billetes de 500 euros, una noticia que no ha pillado de sorpresa al mundo ya que desde hace algunos meses se venía especulando con esta posibilidad.

Tras muchas especulaciones sobre los billetes de 500 euros, la Unión Europea y el Banco Central Europeo han tomado la decisión de quitarlos de la circulación, pero no será de forma inmediata, sino que hasta finales del año 2018 no se dejarán de fabricar. Seguro que tras esta noticias, muchos de estos billetes escondidos saldrán a la luz para evitar problemas, siendo este uno de los principales motivos de haber tomado esta decisión. Pero, ¿qué otros motivos han influido para que esto ocurra?

¿Cómo será el proceso de su desaparición?

adios billetes de 500 euros

Antes de poner el grito en el cielo y pensar que si no se utilizan antes de finales del año 2018 ese dinero se perderá, cabe decir que este tipo de billetes conservarán su valor de forma indefinida, es decir, podríamos utilizarlo más allá de la fecha establecida desde la Unión Europea, pudiéndose ser canjeados en los bancos centrales de cada país, de forma análoga a lo que ocurre aún con las antiguas pesetas.

Hasta que llegue esa fecha, los usuarios podrán seguir pagando con ellos siempre que quieran. El fin de los mismos no se producirá en 2018, sino que será paulatino a medida que se vayan rompiendo por su uso o los ciudadanos los vayan canjeando en los bancos centrales de cada país.

Principales motivos para la eliminación de los billetes de 500 euros

desaparición billetes de 500 euros

Entre los principales motivos que han llevado a la Unión Europea la retirada de los billetes de 500 euros, podemos destacar los siguientes.

No se suelen utilizar como medio de pago

Como muchos de vosotros podríais pensar, uno de los principales motivos, por no decir el principal, es la poca usabilidad de este tipo de billetes. Raro es el comercio que acepta este tipo de billetes a la hora de realizar una compra en ellos. Ya sea por miedo a sufrir algún tipo de estafa o bien por imposibilidad de dar cambio, la cuestión es que utilizarlos para hacer una compra normal es harto complicado.

A pesar de no ser muy usado, todos los billetes de 500 euros emitidos, suponen el 30% del valor de los billetes en circulación. Si los juntamos a los de 200 y a los de 100, representarían el 54% del total de billetes que se mueve por los estados de la Unión Europea.

El Banco Central Europeo, considera que una gran proporción de estos billetes que están en circulación son utilizados para propósitos de almacenamiento en tiempo de incertidumbres políticas, aunque también hay pruebas de que se utilizan sin control en determinadas actividades delictivas.

Fáciles de transportar sin ser detectados

Otro de los motivos de peso para acabar con los billetes de euro de mayor valor, tiene que ver con el fraude que se suele hacer con ellos, sobre todo a la hora de transportarlos y que complican la detección de movimiento de dinero fraudulento. Por poner un ejemplo, un millón de euros en billetes de 500 equivale a sólo 2000 billetes, que tendrían un peso de 2,2 kilos, ocupando un espacio de menos de tres litros, pudiendo ser metidos en una bolsa de ordenador, por otro lado, en billetes de 50 € necesitaríamos 20000 billetes con un peso total de 22 kilos, mucho más difícil de transportar.

Quizá el billete de mayor valor en el mundo

Si se comparan el billete de 500 € con los billetes de mayor valor de otras grandes potencia económicas como Estados Unidos, Canadá o Reino Unido, nos daremos cuenta que la diferencias entre unos y otros es abismal. En el caso de Estados Unidos, el billete más grande es el de 100 dólares, una cantidad mucho más manejable.

La verdad, es que no creo que me afecte mucho esta medida, porque desde que se pusieron en circulación, podría contar con los dedos de una mano los billetes de 500 euros que he visto. Siempre he creído que no eran funcionales y visto lo visto, no iba muy mal desencaminado. La única pega a esta decisión, es la gran inversión que habrá que hacer para sustituirlos por otros de menor importe.