En el día de ayer, Grupo Mutua Madrileña ha informado de su balance del año pasado, en el que obtuvo un beneficio neto de 179 millones de euros, un 9,7% más que en 2010, alcanzando además unos ingresos por primas de 2.374 millones de euros, un 79,3% más, gracias a la adquisición del 50% de SegurCaixa Adeslas y al acuerdo de bancaseguros con La Caixa, dos de los acuerdos más importantes en este segmento de la economía en los últimos tiempos.

Por otro lado, también se explica en la respectiva nota de prensa, que en el caso de Mutua Madrileña individual, el beneficio neto aumentó un 2,6%, hasta los 160,2 millones de euros, y los ingresos por primas fueron de 1.396 millones de euros, un 5,5% más que en 2010. Además, esta buena noticia se une al hecho de que el número de asegurados de la compañía se situó a finales del pasado año en casi ocho millones, de los que la mitad corresponden al área de salud.

Ya en el sector de automóviles el grupo creció un 20%, al pasar de 1,9 millones de pólizas a 2,28 millones en 2011. al respecto se refirió el presidente de la compañía, Ignacio Garralda, ha explicado que el mismo lleva desde el año 2008 experimentando caídas, por lo que entre los años 2009 y 2001 se llevó a cabo un plan estratégico al respecto, separándose del mercado, y comenzando una nueva etapa de mejora.

Pero más allá de todas estas buenas nuevas, hay una que es la verdadera estrella del balance. Estamos hablando del área de salud, que gracias en parte a la compra del 50% de SegurCaixa Adeslas, le ha permitido a Mutua Madrileña situarse en el primer lugar en el ranking del ramo, con cerca de 3,8 millones de asegurados, multiplicando hasta 12 veces la cantidad de clientes que la firma presentaba hace apenas un año.

Entonces, se estima que la aseguradora ya tiene una cuota de mercado de casi el 27%, con un volumen total de primas de 958 millones de euros, incluso cuando las cifras de SegurCaixa Adeslas sólo se incorporaron a partir del segundo semestre del año.