Mediante un recurso de reposición ante la Superintendencia de Industria y Comercio de Bogotá (SIC), se decidió finalmente negar, de forma definitiva, a la firma Johnson & Johnson, la posibilidad de introducir en suelo colombiano la marca Ribomustin, debido a que la misma podría generar desde su comercialización, confusión con el signo denominativo Ribomunyl, que fuera entregado hace no mucho tiempo a Laboratorios Legrand S.A.

Hay que destacar en este sentido que la multinacional volvió a solicitar la marca nominativa Ribomustin para distinguir los productos comprendidos en la clase 5 de la clasificación internacional de Niza, que rige en todo el mundo. Y lo hizo mediante un formulario de registro único de la SIC, que también tuvo como respuesta un rotundo no.

De hecho, fue la misma firma Laboratorios Legrand S.A., la que apeló en el caso, sosteniendo que de aprobarse la nueva denominación de J&J, podría generarse esa confusión en el mercado para los consumidores, considerando especialmente que ambas firmas operan en el mismo sector de la industria, y esto podría propiciar casos de errores de manera constante.

Sin embargo, como mencionábamos, y por medio de la denominada la resolución 44293, la institución encargada de regir la entrega de licencias en suelo colombiano determinó que eran válidos los recursos de apelación y reposición a la solicitante para que utilizara los argumentos necesarios a favor de la marca denominativa propia.

De igual forma, J&J volvió a insistir, basando su defensa en el hecho de que debería analizar únicamente la diferencia que existe entre las sílabas “mustil” y “munyl”, que bastarían por sí solas para la diferencia entre ambos productos. De hecho, de la misma forman han convivido en el mercado hasta ahora ambas con la licencia Ribomisyn, cuyo titular es Laboratorios Synthesis S.A.S., circunstancia que podría llevar a una nueva apelación de parte de Johnson & Johnson.