Luego de varias semanas, y hasta meses, en los que se comenzó a temer por el fuerte crecimiento sobre los pedidos de seguros de desempleos en los Estados Unidos, ahora la prensa local informa que los mismos comienzan a presentar cifras que indican una baja abrupta, la cual si bien se esperaba en algún punto, tampoco podía llegar a considerarse de tal magnitud como viene sucediendo.

El caso es que los pedidos de seguros por desempleo en este país, uno de los que mayormente tiene en cuenta los mismos en todo el mundo, bajaron en 27.000 la semana pasada, al resultar de 365.000, según informó el Departamento del Trabajo local, que cada siete días se encarga de transmitir informes al respecto a las firmas que trabajan en base a estas variantes.

De esta forma, se debe considerar que si bien, como mencionábamos, los analistas proyectaban un descenso de 13.000 reclamaciones, sobre el dato original de 388.000 pedidos de seguros informados para la semana terminada el sábado 21 de abril, que posteriormente fuera actualizado hasta las 392.000, nadie podía esperarse que el descenso fuera de casi el doble a la semana siguiente, y menos cuando los coletazos de la crisis aún se sienten en todo el mundo.

Cabe señalarse de la misma forma que el último informe oficial, indicó que el promedio de solicitudes nuevas en cuatro semanas, es decir el último mes, lo que constituye un indicador menos volátil, aumentó en 750 hasta los 383.500, sosteniendo el mayor registro en cuatro meses, por lo que, de momento, no habría que tomar demasiados recaudos al respecto.

Igualmente, por su parte, el número de estadounidenses que siguió recibiendo el beneficio cayó en 53.000 hasta alcanzar 3,276 millones en la semana al sábado 28, cuando hay que recordar que exactamente a la misma altura del 2010, 3,766 millones de personas estaban dentro del programa oficial de asistencia al desempleo.