entrevista trabajo

Cuando nos preparamos para una entrevista laboral o de trabajo, sabemos que muchas preguntas que nos van a hacer son más bien típicas, y hasta podemos ir listos con las respuestas que sean necesarias en esos casos. Sin embargo, como para que no te tome por sorpresa, debes saber que algunos parecen salirse algo de sus funciones de entrevistadores, y preguntan cosas las cuales puedes no responder si no quieres.

Por ejemplo, una pregunta que muchos aspirantes a puestos, sobre todo mujeres claro está, han denunciado, tiene que ver con el estado civil. En estos casos, nosotros decimos que uno puede responderlo o no, aunque siempre preguntando la relevancia para la posición, con una repregunta acerca de la inconveniencia para la empresa de tomar personas que estén casadas o solteras en particular.

Luego, algunos otros entrevistadores pueden ser algo discriminatorios en cuanto a la religión, lo cual se traduce en preguntas del estilo “¿Qué feriado especiales necesitaría?”. En estos casos, puedes manifestar tus creencias siempre que te sientas cómodo y respetado, y levantarte en caso de que así no lo consideres.

Algunas otras cuestiones más bien físicas sobre las que pueden indagarte, en tanto, tienen que ver con la altura y si tienes enfermedades que no se noten a simple vista. En cualquiera de los casos, debes tener en cuenta que el HIV no es exigencia para ingresar a ningún empleo en los chequeos previos, y que no debes aportar información no relacionada con el empleo en sí mismo.

¿Qué origen tiene su familia? ¿de dónde es ese acento?”, puede ser otra muestra de discriminación, en este caso por origen de la etnia o de la religión misma, así que debes intentar ver hacia donde va la pregunta. Otro caso típico en este sentido tiene que ver, en tanto, con la cuestión acerca de si estás embarazada, o si piensas tener más hijos.