Cuando una empresa piensa en crecer y expandir su negocio, sabe que la financiación es una de las herramientas imprescindibles que necesitará para hacer realidad sus objetivos. Esa financiación puede ser utilizada para muchos fines: comprar nuevo material para la empresa, realizar una investigación que a la larga se convertirá en crecimiento a corto o medio plazo o cambiar aquella maquinaria que se ha quedado obsoleta. El principal problema es que no siempre es fácil conseguir esa financiación por parte de las entidades bancarias, más aún tras los difíciles años por los que hemos pasado.

Antes de la crisis, conseguir una financiación era relativamente sencillo y rápido, pero como consecuencia de la misma, ahora conseguir préstamos bancarios se ha convertido en un proceso más complicado al solicitar las entidades más requisitos.

¿Dónde acudir a la hora de pedir préstamos bancarios?

A la hora de solicitar un préstamo bancario, ya sea para PYME o bien para un autónomo, lo primero que se debería hacer es empezar pidiendo un crédito a nuestro banco habitual, en el que tengamos las cuentas de nuestro negocio. Nuestra entidad bancaria es la que nos conoce y la que tiene acceso a todo nuestro historial. Conoce de primera mano nuestra capacidad de pago y el nivel de solvencia que tenemos, así como los ingresos y gastos que gestionamos. De esta forma, la entidad podrá ofrecernos préstamos más adaptados a nuestro perfil.

También debemos tener en cuenta que, aunque acudamos a nuestra entidad habitual, no es sinónimo de conseguir el préstamo que necesitemos de forma sencilla. Las entidades, hoy en día, se guardan las espaldas, solicitando mayores requisitos antes de conceder cualquier préstamo. Uno de los más habituales es la solicitud de un aval, algo que no siempre es sencillo de conseguir, aunque gracias a las Sociedades de Garantía, este proceso puede resultar mucho más fácil.

Sociedades de garantía

Quien no haya escuchado hablar de este tipo de sociedades, debe saberque se trata de organizaciones de responsabilidad limitada cuya finalidad es avalar a sus propios socios, además de ayudar a estos con asesoramiento financiero y económico. Dentro de la sociedad, nos encontramos dos tipos de socios:

  • Socios partícipes: PYMES y autónomos que contratan los servicios de la SGR cumpliendo sus condiciones.
  • Socios protectores: Aquellos particulares o empresas que aportan capital social al fondo de la SGR para que pueda ser utilizado por los socios partícipes.

Los grandes beneficiados de todo esto son las PYMES y los autónomos que acceden a la financiación que necesitan. Y que gracias a ello negocian mejores condiciones y reciben la asesoría de expertos en el sector durante todo el proceso.

Compartimos unos enlaces donde ver más información sobre aval y financiación bancaria para PYME o bien cómo conseguir aval y financiación bancaria para autónomos.

Otros requisitos para conseguir préstamos bancarios

Además de lo comentado anteriormente sobre los avales, otros requisitos que nos pueden solicitar desde la entidad bancaria a la que acudamos son:

  • No estar en una lista de morosos. Con toda seguridad se mirará la trayectoria del cliente y si éste se encuentra en una lista de morosos, nuestra petición caerá en saco roto.
  • Nivel de endeudamiento o capacidad del solicitante de devolver el préstamo. Antes de dar su veredicto, es habitual que la entidad haga un estudio y calcule el porcentaje de endeudamiento que tendrá el cliente y que éste no supere un determinado porcentaje. En caso de superarlo, la operación o será aprobada.
  • Características de la operación. Se tendrán en cuenta los plazos de amortización, el importe solicitado, el porcentaje de financiación, el destino de la financiación su viabilidad.
  • Vinculación con la entidad. Como ya hemos comentado, nuestra primera opción debería ser nuestra entidad habitual ya que de esta forma nos puede resultar más sencillo conseguir la financiación. También puede ser habitual que nos exijan algún tipo de producto adicional como seguros, planes de pensiones o cosas similares.