Progresividad, una poca pero bueno

progresividad

Poco a poco se van puliendo los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y puede que al final salga algo mejor de lo que entró sin que llegue a ser la panacea. Pero algo se mejora, en mi humilde opinión. Quienes hemos reclamado y reclamamos que el sistema fiscal gane en progresividad tras años de reducciones impositivas tendentes a hacer lo contrario vemos que algo se hace aunque falte mucho.

Por ejemplo, elevar la tributación a los profesionales extranjeros que cobren más de 60.000 euros, la llamada ley Beckham cuando estaba pensada para atraer científicos, sirve para este propósito aunque eso tenga el coste de que no lleguen Ronaldos (podremos vivir sin ellos).

Asimismo, mantener la deducción de 400 euros a las rentas bajas y establecer un sistema progresivo para el resto de rentas hasta los 20.000 euros al año, pese a tener truco emite un mensaje postivo y vuelve el sistema más equitativo que antes.

Lo dicho falta mucho pero algo es algo. Qué poco hace falta para conformarse hoy día.

Más en El País

Foto | oliveralex

Ir arriba