PSD2, la nueva normativa de pagos online

La digitalización ya forma parte del día a día de prácticamente toda la humanidad de este siglo XXI, a través de Internet se realizan todo tipo de actividades, desde el teletrabajo, a las compras online e incluso sectores como pueden ser la cultura y el ocio tienen una presencia bastante activa en las redes.

Para poder realizar gestiones online es preciso que los usuarios se sientan seguros y tranquilos, son muchos los datos personales que se manejan en Internet y ya era necesario tomar medidas relacionadas con la seguridad electrónica a nivel europeo.

En el presente artículo se muestra PSD2 que es, una norma que afecta tanto a bancos, como a comercios online y también a las personas físicas, creando un marco regulatorio sobre el que a continuación se muestran más detalles.

Detalles de la nueva normativa europea PSD2

Identificada la anterior necesidad, la Unión Europa ha tomado medidas al respecto, estableciendo la nueva normativa de pagos realizados a través de Internet, la PSD2, la cual entró en vigor el pasado 1 de enero de 2021. En esta normativa europea se persigue que los pagos electrónicos gocen de una mayor transparencia, seguridad y eficiencia, el hecho de conseguir un desarrollo del mercado de pagos electrónicos dentro de la UE y además logra que se produzca la entrada de nuevas figuras en lo que respecta a los operadores del comercio online, lo que proporcionará a los usuarios la posibilidad de acceder a precios más competitivos y muchas más opciones entre las que elegir a la hora de realizar una compra online.

A pesar de que se considere una nueva medida, la PSD2 es simplemente una actualización de la inicial Directiva de Servicios de Pago, también conocida como PSD1, que se estableció en el año 2007. Esta PSD1 se creó con el propósito de establecer un único mercado de pagos en todos los países que constituían la Unión Europea, introduciendo el concepto del Área Única de Pagos en euros.

Novedades de PSD2

Con esta actualización, se incluyen novedades enfocadas a armonizar el mercado europeo en cuestión de pagos electrónicos y, de cara a los clientes, destacan:

  • Una solicitud doble a la hora de realizar cualquier compra por Internet, se ha llevado a cabo un cambio en el procedimiento con Autenticación Reforzada de Clientes, dando a elegir dos formas de identificación de las tres que serían, el uso de tarjeta o móvil, la utilización de una clave temporal o contraseña o algo más personal e intransferible como podría ser el reconocimiento facial o la huella dactilar. Su propósito es asegurar los pagos online y evitar cualquier tipo de actividad fraudulenta al respecto.
  • Desaparición de toda plataforma que actúe como intermediaria al realizar el pago online, los comercios online realizarán la venta de sus artículos y servicios de forma directa sin la necesidad de que el usuario tenga que abandonar su site.
  • Ya no se necesita la introducción de sus datos bancarios o de su tarjeta de crédito para realizar una compra online, solo será preciso introducir un código de identificación personal de 6 dígitos que recibe el comprador vía SMS a su línea de teléfono.
  • Beneficios para el comprador online, con esta normativa el usuario disfrutará de una mayor seguridad ante un posible fraude (ya solo se responsabiliza el usuario de 50 euros, en este caso, cuando anteriormente era de 150), un mayor control gracias al EBEA y, además, ahorrará dinero al no tener que abonar recargos de pagos con su tarjeta bancaria.
  • Aparecen en escena las empresas AISP, que proporcionan un servicio personalizado que permite al usuario acceder a toda la información de sus cuentas bancarias desde una única plataforma, ya sea a través de una web o una aplicación, independientemente de que las cuentas a revisar pertenezcan a entidades bancarias diferentes siempre y cuando estén a nombre de un mismo titular.
  • El desarrollo de un mercado en el que se consigue simplificar las transacciones que se produzcan entre los distintos países y conseguir afianzar el SEPA o espacio europeo de pagos.
Ir arriba